PASTEL DE PURÉ DE PATATAS RELLENO DE ATÚN. RICO, BARATO Y HECHO EN UN RATO.

14 ene

¿Me acompañáis a dar un paseo?. Me apetece dar una vuelta por los teatros de Broadway donde él actuó a menudo. Ir a Central Park, a sentarme en el mismo banco donde aguardaba soñoliento a que su apartamento se quedara libre. Colarme en la roulotte donde Jack mató las horas muertas entre tomas, tocando el piano.

¿Quien no querría darse una vuelta con Jack Lemmon?. Con ese maravilloso actor que antes de rodar una toma exclamaba con entusiasmo: ¡Es la hora de la magia!.

John Uhler Lemmon, mundialmente conocido como Jack Lemmon, nació en el ascensor de un hospital de Newton,(Boston, Massachussets) un frío 8 de Febrero de 1.925  (dicen que porque su madre, mujer de gran carácter, se negó a dejar a medias una partida de bridge)

Hijo único de una familia acomodada, (su padre era dueño de una fábrica de donuts) tuvo conciencia de su vocación de actor a la temprana edad de 8 años. Estudió secundaria en la Academia Phillips de Andover (prestigioso internado cercano a Boston), lo que quizás acentuó aún más, el educado y exquisito trato que le caracterizó a lo largo de su vida.

Terminados sus estudios secundarios, ingresa en Harvard. Durante su estancia en la Universidad es miembro activo de varios clubes de teatro, y llega a ser el presidente del prestigioso club de Hasty Pudding.

Hace un parón en su carrera universitaria para realizar el servicio militar, donde recibe despacho como alférez de fragata, lo que le servirá de experiencia para varios de sus personajes en películas bélicas (por ejemplo para el papel de Ensign Pulver que le valió un oscar). Tras terminar su servicio en la armada, concluye sus estudios y se gradúa en la Universidad con una licenciatura en “Ciencias de la Guerra”.

Con una formación académica y militar a sus espaldas, y una mochila llena de ilusiones, Lemmon decide marcharse a Nueva York para dedicarse a la profesión de actor, y le pide a su padre 300 dólares para poder empezar.

Su padre, a pesar de desear otro futuro para él, le da un consejo: Hazlo, pero continúa sólo mientras sientas pasión por lo que estés haciendo. (El padre de Jack Lemmon, llegó a interpretar un pequeño papel no acreditado en “La misteriosa dama de negro”, protagonizada por su hijo y Kim Novak)

Poco después de llegar a la gran manzana en busca de una oportunidad, consigue un trabajo tocando el piano (lo aprendió a tocar de forma autodidacta en su adolescencia) en el antiguo Knicker Music Hall, en la 2ª Avenida. Trabaja durante una temporada como “acompañante al piano” de las películas mudas de Charlie Chaplin y Buster Keaton, al tiempo que consigue algunos papeles en los teatros de verano. Después de un tiempo, Lemmon es contratado en varias radionovelas, y se estrena a finales de los años 4o presentando varios programas televisivos en directo.

Pasan unos años en los que alterna sus programas con obras de teatro. Tiene su primer papel en una película televisiva en “That wonderful guy” en 1.949  y es en esa época(1.950) cuando contrae matrimonio con la actriz Cynthia Stone, de quien tiene a su único hijo varón, Chris Lemmon, también actor, y nacido en  1.953.

Ese mismo año debuta en Broadway con “Room service”, y su impecable interpretación hace que La Columbia se fije en él, teniendo lugar su debut oficial en el cine. Lo hace bajo las órdenes de George Cukor, y junto a Judy Holliday, en la película “Debe sucederte a tí”.  Room service es cancelada a la 18ª actuación, sin embargo supone una valiosa experiencia para él, mientras tanto, La Columbia le hace un contrato por 7 años, que le obliga a hacer 2 películas al año.

El paso decisivo en su carrera, lo da con su 4ª película, “Mister Roberts” (1.955) en la que el legendario director “John Ford”, le entrega literalmente el papel de Ensign Pulver. En ella trabaja con veteranos actores de la talla de Henry Fonda, James Cagney y William Powell entre otros. Es nominado a los premios de la Academia y se alza con el Oscar al mejor actor de reparto.

A partir de este galardón, su carrera sube como la espuma, al tiempo que lo apretado de su agenda, y los consiguientes horarios complicados de trabajo, desestabilizan su vida matrimonial. Su esposa Cynthia le pide el divorcio poco después de recibir el Oscar.

Después de protagonizar varias películas, de las que tres son con el director Richard Quinina; My sister Eileen (1.955), Operación Mad Ball (1.957),y Campana Book and Candle (1.958). Lemmon, por caprichos afortunados del destino, va a conectar para siempre su nombre al del gran director Billy Wilder, a través de la genial comedia de enredos, “Con faldas y a lo loco” (“Some Like it Hot”) protagonizada por Marilyn Monroe, Jack Lemmon y Tony Curtis. (Cuando dije caprichos afortunados del destino, es porque el papel de Lemmon, fue pensado en un principio para Jerry Lewis, pero él declinó la oferta de Wilder alegando; “todos pensarían que soy una Drag Queen”. Así afortunadamente tanto para Lemmon como para Billy Wilder, esta renuncia de Lewis, los puso en contacto, y a partir de ahí…)

En esta comedia delirante, llena de la ironía típica de Wilder, y ambientada en la época de la depresión americana, Lemmon, en su doble papel de Jerry/Daphne, dió una de las mejores actuaciones de su carrera, interpretando a un músico de finales de los años veinte, que tiene que disfrazarse de mujer junto a su compañero Joe/Josephine (interpretado por Tony Curtis) para entrar en una orquesta femenina (de la que Sugar, interpretada por Marilyn Monroe, es la cantante) de gira por Florida, para huir de la Mafia, que quiere acabar con ellos, por un asesinato del que han sido testigos fortuitos. (Para más señas, la famosa matanza del día de San Valentín, que fue un hecho verídico)

En “con faldas…,  Jack se gana la admiración del público, con sus réplicas, la facilidad con la que inserta una historia dentro de otra o su habilidad a la hora de terminar las frases, todo ello aderezado por una interpretación convincente que traspasa la pantalla; cualidades interpretativas que van a ser su sello personal en todas las comedias que protagonizará.

Un año después (1.960) del tremendo éxito de taquilla y crítica de “con faldas…,  Jack va a protagonizar junto a Shirley Maclaine y Fred MacMurray, la que será una de sus mejores películas: “El apartamento” (co-escrita y dirigida por Billy Wilder), en la que encarna al personaje que más interpretó a lo largo de su carrera;  el hombre de clase media norteamericano, entre inteligente y un poco torpe. Exageradamente pesimista algunas veces, pero tenaz y persistente la mayoría de ellas. (Por cierto, Marilyn Monroe, pidió a Billy Wilder el papel de Fran Kubelik, la ascensorista; pero el director ya lo tenía pensado desde el principio para Shirley Maclaine)

El apartamento refleja en el personaje que interpreta Lemmon, C.C. Baxter, el punto de vista sarcástico de Wilder, de un mundo corrupto. Es una comedia ácida que nos cuenta la vida del empleado de una oficina de seguros, cuya monótona existencia consiste en hacer horas extras y prestar las llaves de su apartamento a sus jefes, que se citan allí con sus amantes. Quizás con la esperanza de obtener un ascenso, o simplemente porque no es capaz de decir que no. Su situación se complica cuando el director se entera, le pide prestadas las llaves…, y Baxter se enamora de la amante de éste. (¿A que os viene a la memoria el pobre Baxter recomponiendo la agenda donde tiene apuntadas todas las citas de sus jefes, para acomodar al “nuevo ocupa circunstancial” que es el director?. Creo que ningún actor lo haría mejor…, esa mezcla de comicidad al tiempo que te enterneces con la situación es…)

El apartamento es una de esas películas intemporales que todos llevamos en nuestra memoria. La explicación de su éxito quizás se deba a la genial combinación de lo hilarante con lo corrosivo en su justa medida, (sello inconfundible de su director y co-guionista Billy Wilder) unido a la simpatía que generan los personajes magistralmente interpretados por Lemmon y Maclaine; lo que en ese momento los consagró como actores.

La cinta tuvo 10 nominaciones, de las cuales se llevó 5 Oscar: A la mejor película, mejor director, guión original, dirección artística y montaje. ¡ Y eso que competía nada menos que con: “El Álamo”, “Éxodo” y “Psicosis”!. Además recibió Un Globo de oro a la mejor película cómica y un Bafta a la mejor película.

Como anécdota contar que el famoso despacho de oficinas (que ha pasado a los anales de la historia del cine) que realizó el decorador Alexandre Trauner, es bastante más pequeño de lo que representa en la película. El truco utilizado por Trauner fue hacer las mesas cada vez más pequeñas conforme aparecían más al fondo, y se situaron en ellas, extras de distintas alturas, disponiendo a los de altura normal en primer término, y a niños y personas de baja estatura en el fondo. Así es como se consiguió una mayor perspectiva de profundidad.

En la próxima entrada continuaremos paseando con Jack Lemmon, y se unirán a nosotros por el camino: su amigo y compañero de reparto en 11 películas Walter Matthau, el actor cómico y mejor amigo de Lemmon; Ernie Kovacs, y el director Billy Wilder.

Pastel de patata relleno de atún

Ingredientes para 6 personas:

  • 3 patatas grandes
  • 3 latas de atún claro de tamaño pequeño
  • 200 gramos de tomate frito
  • 1 lata de aceitunas rellenas de tamaño grande
  • Unas tiras de pimiento morrón
  • Mahonesa
  • Huevas para adornar (o anchoas de buena calidad)
  • Manteca o margarina para hacer más meloso el puré

Preparación:

Hervimos las patatas con sal y pimienta. Cuando estén tiernas las pasamos por un colador fino o un pasapurés, y las mezclamos aún calientes con tres cucharadas de manteca o margarina. Extendemos el puré resultante en un paño de cocina húmedo, o mejor aún, sobre una esterilla de bambú plastificada con film transparente.

Ponemos sobre el puré 6 o 7 cucharadas de mahonesa y la extendemos bien.

Mezclamos el atún desmigado con el tomate frito y lo extendemos sobre la mahonesa.

Le ponemos tres filas de tiras de pimiento morrón de lado a lado

Cortamos 8 o 10 aceitunas a lo largo y las disponemos entre las tiras de pimiento.

Y procedemos a enrollar con cuidado el pastel de patata.

Lo depositamos con cuidado en una fuente o plato ovalado y recortamos los bordes para dar una forma más bonita.

Ponemos mahonesa por toda la superficie y metemos unas 10 cucharadas de mahonesa más, en una manga de plástico con la boquilla de estrella para hacer adornos.

Ponemos unas huevas, o unas aceitunas rellenas y tiras de pimiento…y a disfrutar bien fresquito, después de un par de horas de nevera.

Tan delicioso como una película de nuestro querido Jack Lemmon.

No quería despedirme de todos, sin dar las gracias a la revista Muy Interesante por haber recomendado mi blog en su sección: el blog destacado. Un abrazo a todos, y si me lo permitís uno especialmente grande a mi querida hija Lucía.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: