EL HELADO QUE LLEGÓ DEL SUR

4 Ago

Un helado, sencillísimo de hacer  y  con un suave sabor a vino oloroso del sur.

Helado de nata, nueces y glasé de Pedro Ximénez

Ingredientes:

  • 1 tarrina de helado de nata de 500 gramos
  • 30 gramos de nuez granillo ó nueces cortadas en trocitos pequeños
  • 4 cucharadas de leche en polvo
  • 100 ml de nata líquida
  • 3 ó 4 cucharas de glasé de Ximénez

Preparación:

Mezclar el helado de nata, las 4 cucharadas de leche en polvo. Añadimos las nueces en granillo o nueces enteras cortadas en trozos pequeños, la nata líquida y el glasé.
Metemos al congelador unas horas y servimos.
Podemos sustituir el helado de nata por nata montada, y una vez lista, mezclar en los ingredientes un buen chorro de miel.
El glasé que yo he usado, se hace con: 1/2 litro de Pedro Ximénez, 200 gramos de azúcar y 1/2 ramita de canela.
Se ponen todos los ingredientes a reducir, vigilando para que no se queme, hasta darle el punto de espesor que nos guste.

Frase del día: “Tuber” melanosporum en la cesta de la compra y lo devolví, antes de llegar a la caja registradora.

La trufa es un manjar de dioses, nunca mejor dicho.
Se puede emplear para “glorificar” muchos platos. Su único hándicap, es lo elevado de su precio, siempre que hablemos de trufas con mayúsculas.
Se utiliza en el relleno de algunas aves,acompañando la pasta, rissottos, puré de patatas, deliciosos revueltos. Para perfumar el brandy u otros licores, que se utilizan en la elaboración de platos…

La familia de las tuber y su reina melanosporum. Por cierto, ahora estamos en la época de la tuber de verano, y aunque dicen que tiene poco aroma y sabor, para los rissottos y otros platos es genial. De ensueño sería,  poder aderezar nuestros platos, con una simple pizquita de trufa blanca del Piamonte ( aprox. 6000 eur. kilo ) y por lo tanto, inalcanzable para la mayoría de nosotros.

Mi pequeño relato sobre las trufas

Anduvimos parte del antiguo viñedo donde aún se pudrían algunas cepas decadentes.

Nos internamos en el avellanar y después de recorrerlo varias veces con aquel frío de enero, sentímos que el cansancio nos superaba.

Cuándo estábamos a punto de volver a la cálida cocina, lo vimos sentado junto a un grán avellano.

Pincho, nos tenías preocupados, le dije mientras acariciaba su lomo. ¿ Que te ha pasado?.

Era bien sencillo. Paseando con nosotros la encontró y celoso de perderla, permanecía a su lado para entregarnos orgulloso, la “tuber melanosporum” más hermosa, que nadie había visto desde hacía muchos inviernos.

Nota: Las trufas, suelen crecer, junto a árboles como el avellano , el roble o la encina.

También,  bajo antiguas cepas y olivos.

En Italia, Francia y España, tenemos varias Tuber, entre ellas la Melanosporum.

La trufa blanca del Piamonte, es la más apreciada del mundo.

PARA UN DESAVÍO

Para esos días en los que no hay tiempo o ganas de estar demasido en la cocina. Debemos tener en la despensa y la nevera, una serie de alimentos que siempre nos ayudarán en estas situaciones, y no sólo latas o congelados.

Botes de garbanzos, lentejas, salchichas…, nos pueden sacar de más de un atolladero.

Queso fresco para untar, panecillos tostados, huevos, patatas ó cebollas, tanto en su cestillo, como cortadas  y congeladas, nunca deben faltar.

Un botecito de setas deshidratadas.

Un quesito pequeño, de la denominación de origen que nos guste.

Arroz ya cocido para una guarnición rápida…, y muchos más.

Pero ya iremos añadiendo unos cuantos más, poco a poco.


Tenemos poco tiempo para hacer la comida o la cena.
Garbanzos en pipirrana.

  • 1 bote grande de garbanzos
  • 1 pimiento italiano
  • 1 cebolleta grande
  • 1 tomate
  • Bacalao ahumado (optativo)
  • sal, aceite virgen extra.

Enjuagamos muy bien los garbanzos y los escurrimos,

Cortamos el pimiento, la cebolleta y el tomate en trocitos muy pequeños.

Ponemos en un bol, todos los ingredientes y los regamos con bastánte aceite y salamos.

En caso de poner el bacalao, lo cortaremos también en trozos pequeños y pondremos sal, si lo necesita.

Tener en el frigo al menos 15  minutos o media hora.

Si son para almorzar, los podemos acompañar de cualquier carne o pescado plancha o tortilla.

Anuncios

2 comentarios to “EL HELADO QUE LLEGÓ DEL SUR”

  1. Violeta 5 agosto, 2010 a 10:26 #

    Qué bonito blog! Lo tendré en cuenta cuando me toque ponerme en Cocina. Un abrazo muy fuerte.

    • Siéntate en mi cocina 8 agosto, 2010 a 17:13 #

      Me alegro que te guste, muchas gracias violeta. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: