TARTA DE QUESO FÁCIL PARA PRINCIPIANTES, RÁPIDA PARA QUE LA COMAS ANTES.

20 Oct

A una gran bola de queso mil ratones acudieron que por golosos cayeron llenas sus panzas de aquel, con gran estruendo de la mesa al suelo, en el mármol rodaron, y todos acabaron durmiendo la siesta en él. ( Fábulas de papel de mi cosecha ).

Segun HAROLD McGEE, el queso es uno de los grandes logros de la humanidad, y creo sin temor a equivocarme que somos muchos los que compartimos su punto de vista.

Además de ser un alimento delicioso tiene importantes propiedades nutritivas, entre las que se encuentran: proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas, y por supuesto calcio. Éstos contribuyen a formar los huesos, uñas y dientes. Favorecen la construcción y reparación de los músculos, tejidos y órganos; y ayudan a prevenir la anemia y la fatiga muscular y mental. ¿Todo esto a cambio de comer algo tan rico?.

Los primeros quesos comenzaron siendo una simple manera de concentrar y preservar los excedentes de la temporada de ordeño. Después la atención y el ingenio de sus fabricantes lo fue transformando progresivamente en algo más que una mera función nutritiva.

Se desconoce el momento exacto en el que se comenzó a utilizar el queso en la humanidad. Probablemente la larga evolución del queso comenzó hace unos 5.000 años, cuando los pobladores de las zonas cálidas de Asia central y Oriente Próximo descubrieron que podían conservar la leche cuajada y agriada de manera natural, escurriendo el suero acuoso y salando las cuajadas concentradas.

En algún momento descubrieron que la textura de la cuajada se hacía más flexible y más consistente si el cuajado tenía lugar en un estómago de animal, o con trozos de estómago en el mismo recipiente. Aquellos primeros quesos debían parecerse al moderno feta curado en salmuera, que sigue siendo un importante tipo de queso en el Mediterráneo oriental y en los Balcanes.

La evidencia de elaboración de queso más antigua conocida hasta este momento, es un residuo encontrado en una vasija egipcia, que data apróx. de 2.300 a.C.

Ésta técnica básica de cuajar la leche con la ayuda del extracto del estómago, que ahora se llama cuajo, para después escurrir y salar las cuajadas, se fue difundiendo hacia el oeste y el norte, penetrando más tarde en Europa.

Aquí la gente fue descubriendo que en las regiones más frías, las cuajadas se conservaban bastante bien con tratamientos más suaves: una acidificación menos intensa, y menos sal o salmuera. Este fue el descubrimiento que abrió la puerta a la gran diversificación de los quesos, porque introdujo un quinto ingrediente. Además de la leche, las bacterias, el cuajo y la sal…, el tiempo.

En presencia de sal y con una acidez moderada, el queso se convirtió en un medio acogedor para el continuo crecimiento y actividad de diversos microbios y sus enzimas. En cierto sentido…, el queso cobró vida. Se hizo capaz de experimentar un prolongado desarrollo y cambio; entró en un mundo cíclico de nacimiento, maduración y declive.

A lo largo del siglo XX y en la actualidad, los avances en campos como la química, la bacteriología y las técnicas de elaboración, son los responsables de la calidad y variedad de la industria quesera, que continúa evolucionando y mejorando cada día.

Bodegón con queso y frutas

Bodegón de 1.771 del pintor Meléndez, de padres españoles y nacido en Italia, pasó la mayor parte de su vida en España. Comenzó pintando miniaturas,(como su padre) y terminó consagrándose como uno de los pintores más destacados del mundo en el género del bodegón (naturalezas muertas), donde destacan su gusto por el contraluz y un realismo perfeccionista que alcanza hasta los más mínimos detalles.

El Museo del Prado tiene una colección del pintor procedente en su mayoría del Palacio de Aranjuez, y que Meléndez tituló como: “un divertido gabinete que el clima español produce”.

Pastel de queso rápido y delicioso

Ingredientes:

  • 200 ml de nata líquida o crema de leche
  • 300 gramos de queso philadelphia o similar
  • 100 gramos de azúcar
  • 100 gramos de azúcar más para el caramelo
  • 4 huevos
  • 100 gramos de pasas
  • 1/2 vaso de vino oloroso o dulce
  • Un chorro de esencia de vainilla

Preparación:

Preparamos todos los ingredientes y ponemos las pasas a remojar en el vino oloroso.

Preparamos un caramelo poniendo los 100 gramos de azúcar en una sartén a fuego medio y sin tocar. Esperamos a que empiece a hacerse un caramelo rubio, y echamos con cuidado, en el fondo de un molde apto para microondas.

Batimos los huevos, el azúcar, la nata y el queso. Añadimos la esencia de vainilla.

Ponemos la mezcla en el molde.

Añadimos las pasas, bien secadas y rebozadas en maicena.

Introducimos en el microondas a máxima potencia durante 12 ó 13 minutos. Dejamos enfriar y desmoldamos.

Nota de la autora: En lugar de elaborar nosotros el caramelo, se puede utilizar caramelo industrial y además añadir unos ricos daditos de pera o manzana.

Anuncios

2 comentarios to “TARTA DE QUESO FÁCIL PARA PRINCIPIANTES, RÁPIDA PARA QUE LA COMAS ANTES.”

  1. Lucia 26 octubre, 2010 a 18:13 #

    Que buenísima pinta tiene esto por Dios…Que buena Chef eres mami 🙂

    • Siéntate en mi cocina 28 octubre, 2010 a 22:03 #

      Gracias cariño. Abrigate y cuidate. Te quiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: