CUPCAKES CON COBERTURAS CREAM CHEESE Y CHOCOLATE

31 Oct

Si hacemos un repaso a todos los libros que hemos mirado en nuestra vida, nos encontraremos con pasajes conmovedores, párrafos hilarantes, frases inteligentes y finales impredecibles y emocionantes. Otros al contrario han sido aburridos, recurrentes y carentes de todo interés, hasta el punto de levantarnos de la cama al día siguiente habiendo olvidado casi todo su contenido.

Pero hoy no voy a hablar de los pocos libros que me han resultado difíciles de terminar.

Hoy voy a contaros la historia de tres libros. Uno de los tres no se lo daría a mis hijas para que lo leyeran. Los otros dos, siendo obras maestras y además de mi agrado, tienen algo en común con el primero, sólo una cosa…, las pesadillas.  Quiero recordaros que hoy es halloween y el tema de los malos sueños, no va muy desencaminado en una celebración como esta.

La vida sale al encuentro de Martin Vigil, es uno de ellos.

Recuerdo que en el colegio de monjas donde cursé mis estudios primarios, exigían leer al menos un libro al mes. Te daban un cartón que sellaban al recoger y al entregar y luego tenías que hacer un comentario del libro…, resultado: sobresaliente en lengua  y…  malas noches.

Martín Vigil escribía bien, es cierto que relataba con naturalidad y en un lenguaje asequible para un adolescente…, pero la historia te dejaba k.o. Hermano que muere en dramáticas circunstancias y deja al niño destrozado. Todo el libro de principio a fin hablando de muerte, arrepentimiento, confesión…, drama y pena= pesadillas durante una semana por lo menos.

Pensad que Martin Vigil fue jesuíta, y su vida secular se vé logicamente reflejada en su obra(nunca mejor dicho). Desde el respeto, pienso que tenía partes emotivas y tiernas pero predomina la sensiblería y se habla de la muerte desde un punto de vista demasiado impactante para un niño.

No obstante tengo que dar las gracias a la pequeña biblioteca que había en cada curso. Cuando había que leer un libro al mes, yo solía leer uno a la semana y mi nota de literatura subía. Eso sí, gracias a Enid Blyton, Julio Verne y René Goscinny, porque también había algunos de Astérix.

La metamorfosis de Franz kafka.

Conocí a Gregorio Samsa convertido en ese insecto monstruoso hace bastante tiempo, quizás a los quince o dieciséis años. Magnífico libro y desde mi punto de vista, una de las mejores narraciones fantásticas que se han escrito. Digna de ser releída una y mil veces, no obstante las pesadillas esta vez llenas de insectos con decenas de patas, que bebían litros y litros de leche…, duraron más de una semana.

Auto de fe de  Elías Canetti. Otra obra maestra, como la anterior. Y esta vez cambiamos las pesadillas de insectos por las de libros. El protagonista, Peter Kien es el hombre-libro, a quien no importa nada ni nadie más que su extensa librería. Es más que recomendable y más aún si lo compras con el prólogo de Mario Vargas Llosa. Para mí además de exigir una gran atención en su lectura, pues cambia bruscamente de una historia a otra, resultó desconcertante. Terminé absolutamente agotada por la intensidad de la narración, que te mantiene prácticamente en vilo, de principio a fin. Tan intenso es este libro, lleno de realidades que viven sumergidas en la irrealidad, que las pesadillas fueron peores que con Kafka, en su metamorfosis.

Su magnífico escritor, Elías Canetti, nació en Bulgaria y pasó su infancia y juventud en Inglaterra, Suiza, Viena y Alemania. Considerado por muchos un librepensador, fue un hombre de una gran inteligencia y cultura,( leyó miles de libros a lo largo de su vida) reflejadas en su extensa obra, en la que domina la frase corta y concisa, más que los grandes párrafos. Os recomiendo su autobiografía, que junto a auto de fe, le hicieron poseedor del Premio Nobel de literatura en 1.981. Repartida en tres volúmenes; La lengua Salvada, La Antorcha al Oído y Juego de Ojos.

Masa y poder quizás sea su obra más conocida y a la que dedicó, treinta y cinco años de su vida.

Como dato curioso, en un bunker de Zurich a más de 15 metros bajo tierra, se encuentran miles de apuntes sueltos que recopiló a lo largo de toda su vida, y que junto a sus diarios no verán la luz hasta el año 2024, por expreso deseo del escritor, que murió en 1.994.

Cupcakes de vainilla con coberturas: “cream cheese frosting” y “chocolate”

Ingredientes:

Aunque las medidas son en tazas, para más exactitud las daré en gramos.

  • 210 gramos de harina
  • 110 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de azúcar
  • 60 ml de leche
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla(o de canela, nuez moscada y jengibre…)
  • 1 y media cucharadita de levadura(para que no suban tanto como las magdalenas)
  • Colorante (los tres colores primarios y se combinan entre sí)

Preparación de los cupcakes:

Ponemos los huevos y el azúcar en un bol y los batimos hasta que nos blanquee la mezcla.

Agregamos la mantequilla derretida, la leche y la vainilla, todos estos ingredientes fríos. Seguimos batiendo todo el conjunto hasta obtener una mezcla homogénea. Añadimos poco a poco, la harina tamizada junto a la levadura, con movimientos envolventes.

Rellenamos 12 moldes para muffins,  previamente engrasados con mantequilla. (Yo los he rellenado para magdalenas y han salido 14).

Metemos al horno, previamente precalentado a 175-180º, de 17 a 25 minutos, según el tipo de molde, (silicona, metal, papel…) o hasta que estén dorados y al pinchar con un palillo, éste salga limpio.

Ingredientes y preparación de la cobertura de chocolate para 6 cupcakes:

  • 125 gramos de chocolate amargo
  • 150 gramos de mantequilla
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 250 gramos de azúcar glas
  • 1 cucharada de leche

Derretir el chocolate en el microondas con la cucharada de leche, con cuidado de no quemarlo porque amargaría aun más.

Batimos la mantequilla a mano o a máquina, hasta dejarla cremosa y le añadimos la vainilla.

Añadir poco a poco el chocolate previamente batido, y seguir mezclando con las varillas hasta que la mezcla quede homogénea. Añadir la mitad del azúcar y batir. Cuando se haya integrado poner el resto hasta que quede una mezcla consistente.

Quedará con esta textura. Rellenar una manga y adornar al gusto.

Como es hallowen yo los he adornado con regaliz con cara de calabaza y el resto de colores con gominolas.

Ingredientes y preparación de la “cream cheese frosting”

  • 110 gramos de mantequilla en pomada
  • 125 gramos de queso mascarpone o crema
  • Una cucharada de extracto de vainilla
  • 225 gramos de azúcar glas

Preparamos los ingredientes.

Batimos la mantequilla hasta que esté cremosa.

Batimos el queso a temperatura ambiente, lo añadimos y seguimos batiendo a velocidad media.

Una vez tengamos una mezcla homogénea, añadimos la mitad de el azúcar y batimos a velocidad media. Cuando se haya integrado por completo y no se vean grumos, añadimos el resto del azúcar y repetimos la operación anterior.

Una vez lista la cobertura de queso, separamos las partes en proporción a la cantidad de colores que vayamos a utilizar, yo he utilizado cinco. Las proporciones  vienen indicadas en el envase de colorante. Para el naranja he puesto bastante amarillo porque quedaba color salmón, le vamos poniendo un poco de rojo hasta que encontremos el naranja deseado.

Ayer hice unos naranjas más claritos y hoy más hallowen.

Y de todos los colores y chuches para los niños.

Anuncios

4 comentarios to “CUPCAKES CON COBERTURAS CREAM CHEESE Y CHOCOLATE”

  1. Loli 31 octubre, 2010 a 22:51 #

    Felicidades por su blog. Esta receta me parece divertida y muy rica!Un saludo.
    Loli

    • Siéntate en mi cocina 1 noviembre, 2010 a 11:55 #

      Gracias Loli. Los cupcakes están muy ricos, sobre todo los de chocolate. Te animo a que los hagas en una tarde tranquila y sin prisas.
      Un abrazo.
      Concha.

  2. Tracia 1 marzo, 2012 a 15:34 #

    Hola.
    No podrias ponerlo tambien en tazas? No tengo pesa y no pienso comprar una, y si venia en tazas pues lo hubieras dejado asi, a algunas personas nos resulta mas sencillo.

    Me gusta tu blog. es interesante y ameno.

    • Siéntate en mi cocina 7 marzo, 2012 a 12:46 #

      Hola Tracia, la receta de los cupcakes recuerdo haberla sacado de un libro de postres que cogí en la biblioteca cuando vivía en Sevilla. Convertí a gramos porque aquí en España mucha gente sigue utilizándolos para las recetas.No obstante hace poco vi que en Carrefour venden las tazas y cucharillas medidoras que antes sólo se podían conseguir en tiendas especializadas u online,lo que imagino es síntoma de que cada vez se utilizan más. Para ti y todo el que disponga de estas tazas te indico la medida. Teniendo en cuenta que:
      1 taza de harina: 125 gramos
      1 taza de azúcar glass: 150 gramos
      1 taza de azúcar blanca: 200 gramos
      1 taza de mantequilla:200 gramos
      1 taza de crema de queso: 200 gramos aprox
      1 taza de chocolate 200 gramos aprox

      Estas medidas son las que utilizan los profesionales de reposteria, pues en internet hay variaciones importantes en función del tipo de taza. Por ejemplo te dicen que un kilo de harina de trigo son 4 tazas, pero claro, tazas grandes de desayuno. En otros sitios te hablan de 210 gramos por taza, y otros 110 gramos cada taza de harina.
      Espero que te salgan muy ricos y que sigas disfrutando del blog. Pronto voy a publicar algo sobre New York y la receta de New York cheese cakes, espero que me visites de vez en cuando. Un abrazo.
      Nota: Para los Argentinos azúcar glass es azúcar impalpable(delicioso nombre).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: