CROQUETAS DE HIERBABUENA PARA QUITARTE LAS PENAS

15 Nov

El pollo repollo, la gallina cochina, el gallo zapallo y la bruja “rebruja”.

Abre la puerta la bruja “rebruja” y dice: pasa gata mansa pasa. ¿Donde está la gallina si esta es su casa?.

El gato guapo está sentado con el gallo zapallo. Hola gata mansa ¿traes algo?. Yo venir…, no quería y tu mujer la gallina menos todavía, pero he traído lo que podía. ¿Porqué no querías venir?, si esta casa tiene una terraza y le da el sol todo el día?. Mientras el pollo repollo, se encontraba solo, la bruja rebruja ¡bebía y bebía más cerveza la tía!.

¿Como se puede entender que en este corral de “ricos” se quite el pan y la leche fresca para mis cachorritos?,  y se enfanguen mis patas con los “insanos desperdicios”  que salen de vuestros sucios picos.

Mira gallo zapallo, vengo a por mi gato guapo y a por mi gatita chica, que nos vamos a mi casa y a mi preciosa alfombrita a compartir con agrado buena charla, sardinitas, buen ambiente y  unos cuencos con la mejor leche. A nuestra casa libremente se viene y cuando se abre la puerta de lo que hay se ofrezca. Educación que no falte, buen rollito y risa fresca.

Nos olvidamos del pollo, el zapallo y su gallina que con la bruja piruja tienen la risa ladina. Adiós, corralito enfangado, adiós para siempree adiós.

Gloria Fuertes…, y una servidora.

Moraleja: Desconfía de quien no conoces de nada y de lo poco que tienes echa mano con descaro, cacarea cacarea como si te conociera y fuera él quien compartiera. Haz caso de tu intuición y tu sentido común, y no acudas a una cita que organice una pollita cuyo corral este sucio, como su pico y su tripa.

Croquetas del puchero con hierbabuena

Ingredientes:

  • Carne del puchero: pollo o gallina, ternera, pavo, jamón..
  • Tres cucharadas de harina
  • La leche templada que admita una bechamel más bien espesa, junto a medio vaso de caldo de ese puchero.
  • Dos cucharadas de mantequilla y una de aceite de oliva suave
  • Un pellizco de pimienta negra o blanca y otro de nuez moscada
  • Un ramillete de hierbabuena fresca, bien picado
  • Dos huevos duros troceados, (opcional)
  • Dos huevos batidos
  • Aproximadamente 125 gramos de pan rallado
  • Aceite de oliva para freir
  • Sal

Nota de autor: El puchero es un cocido que se hace en Andalucía, con ingredientes como pavo, huesos salados de cerdo, morcillo de ternera, pollo o gallina y verduras. Otro día haremos un puchero andaluz.

Preparación:

Cortamos la carne del puchero, porcionamos la mantequilla y cortamos la hierbabuena lo más pequeña posible.

Comenzamos la elaboración de la bechamel, con la espesura deseada, (si queréis que quede más espesa, le añadiréis una cucharada más de harina, en este caso 4, para aproximadamente 4oo gramos de carne). Ponemos la mantequilla y el aceite en una sartén de doble fondo. En cuanto se comience a derretir, incorporamos la harina y hacemos un rush, moviendo con las varillas para evitar los grumos.

Cuando la harina se ha tostado un poco, incorporamos la carne moviendo sin parar, y vamos añadiendo poco a poco la leche templada, batiendo todo el tiempo suavemente para evitar que se pegue al fondo. Bajamos un poco la intensidad del calor, y cuando se haya integrado la leche volvemos a añadir un poco más.

La cantidad de leche irá en función de lo espesa que queramos la masa. Si le falta consistencia, las croquetas quedarán flojas y costará amasarlas, pero si hacemos una masa demasiado densa por el exceso de harina, quedarán pesadas. Yo he utilizado para 4oo gramos de carne, 3 cucharadas de harina y aproximadamente medio litro de leche, más medio vaso de caldo.

Debemos tener la masa a fuego medio-bajo, al menos 10 o 15 minutos, para evitar que la harina sepa a cruda, (lo cual le confiere un sabor desagradable como a yeso), y poner la leche poco a poco, ese es el secreto de que la masa tenga un rico sabor. Cuando tengamos la masa en su punto,(que al separarla, le cueste un poco volver a unirse, y pasado el tiempo de cocción anteriormente citado) incorporamos el ingrediente que nos guste, en este caso la hierbabuena, pimienta y nuez moscada.

Mezclamos bien el ingrediente añadido, si lo hay, y apartamos. Tapamos inmediatamente con un film transparente pegado a la superficie para evitar que haga costra y no desperdiciar nada de la masa, y dejamos enfriar mejor en la nevera, para poder manejar mejor la masa a la hora de moldear y rebozar.

Una vez que se ha enfriado la masa, batimos los dos huevos, preparamos un plato con un poco de harina, (opcional), otro con pan rallado de buena calidad, y la sartén con bastante aceite, con el fin de que las croquetas floten y no salgan aceitosas, (que es lo que ocurriría si ponemos poco aceite). Preparamos también un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Damos forma a las croquetas y las hacemos del tamaño que os guste, si tenéis que hacer muchas lo más cómodo es hacerlas más grandes. Yo esta vez, al ser un número razonable, he optado por un tamaño medio. Primero las he pasado por un poco de harina, sacudiendo el exceso.

El segundo paso ha sido pasarlas por el huevo batido, escurriendo el sobrante.

Por último, antes de freír las he rebozado en pan rallado.

Una vez elaboradas todas las croquetas, las vamos friendo en tandas, en aceite bien caliente, teniendo cuidado de que no se quemen pero que se mantenga una temperatura constante de fritura, para que se haga la harina del rebozado y se doren uniformemente.

Quitamos el exceso de aceite con papel de cocina.

Y las servimos, yo en este caso acompañadas de mahonesa casera con una cucharadita de curry,  que le potencia el sabor a la gallina y al pavo.

Hacer unas croquetas es sencillo, aunque cogerles el punto de jugosidad se suele conseguir a base de practicar 2 o 3 veces. Si empleamos mucha harina la leche debe ir siempre en proporción. Se puede añadir un chorrito de crema de leche al conjunto si la carne es muy seca, lo que le dará más cremosidad. Se pueden añadir los ingredientes que gusten. ¿Os imagináis estas croquetas con una tuber baratita y su jugo?, con unas setas hidratadas en un poco de caldo templado y añadidas en trocitos pequeños junto al jugo del remojo?. Con jamón serrano fresco, con cebolla confitada, uhmm…, que aproveche.

Anuncios

2 comentarios to “CROQUETAS DE HIERBABUENA PARA QUITARTE LAS PENAS”

  1. Ana 17 noviembre, 2010 a 19:50 #

    Le felicito por su blog. Se nota que se curra mucho tanto las historias tan intenresantes que cuenta como las recetas. Siga así.

    Un abrazo

    • Siéntate en mi cocina 17 noviembre, 2010 a 21:38 #

      Gracias Ana. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: