BOMBONES DE CHOCOLATE BLANCO AL TÉ VERDE, QUE TE QUIERO VERDE

23 Ene

En 1.962 ocurrieron tres hechos que marcaron la vida de Jack Lemmon: la muerte de su mejor amigo, el gran actor cómico Ernie Kovacs en un accidente automovilístico, su boda con Felicia Farr, (que fue su esposa hasta su muerte) con quien tiene a su hija Courtney Lemmon; y protagonizar junto a Lee Remick en el cine independiente, la película “Días de vino y rosas”, bajo las órdenes de Blake Edwards.

En este drama sobre el alcoholismo, Lemmon obtiene su 4ª nominación a los premios de la academia, interpretando el lado más oscuro de la desesperación de la clase media. (La frase memorable: “Mi nombre es Joe Clay y soy alcohólico”…, recoge un drama real, al confesar Lemmon, 30 años después, que él no estaba actuando cuando pronunció esa frase)

A pesar de no obtener el Oscar, ganó aún más prestigio ante el público y la crítica, al demostrar su genialidad interpretativa tanto en los papeles cómicos como en los serios y dramáticos. (En “Días de vino y rosas” Lemmon, dejó su marca como actor dramático de gran talento, experiencia adquirida en las obras de teatro que venía protagonizando desde su etapa universitaria, hasta los teatros de Broadway en los que siguió trabajando a lo largo de su vida)

Con Blake Edward, que es conocido sobre todo por comedias como “La pantera rosa”, trabajó en otras dos películas:  “Así es la vida” (que es otra película de tintes dramáticos), y “la carrera del siglo”.

Sobre la amistad y la química de Lemmon y Ernie Kovacs en la pantalla, el director Richard Quine señaló una vez, que de no haber muerto Kovacs, el equipo Matthau-Lemmon bien podría haber sido Lemmon-Kovacs, semejantes al famoso dúo de cómicos Lauren and Hardy. (Hasta la muerte de Kovacs, los dos trabajaron juntos en las películas: “La operación Mad Ball” y “La indómita”, co-protagonizada por Doris Day)

Ensayando el gracioso tango en “Con faldas…” con Wilder al fondo

En 1.963, protagoniza junto a Shirley maclaine, “Irma la dulce”, dirigida por Billy Wilder. En el film Lemmon encarna a un policía parisino que se enamora de una prostituta, personaje encarnado por maclaine. La película a pesar de estar maravillosamente interpretada por la pareja, tuvo una mala crítica. No obstante obtiene dos nominaciones y se lleva el Oscar a la mejor adaptación musical.

Y un día se une a él en la gran pantalla, otro extraordinario actor que fue amigo, antes que compañero…

El primer encuentro de Lemmon y Walter Matthau, fue en el año 1.960, y tuvo lugar en un restaurante. Matthau devoraba un bocadillo, cuando entró Lemmon y pidió unas gambas fritas y helado de chocolate; a lo que Walter le espetó: ¿como puedes pedir algo así en un restaurante judío?. Parece ser que la única respuesta de Lemmon fue un simpático “hola”, pero fue suficiente para que salieran de allí siendo amigos para toda la vida. (Realmente parece la secuencia de una película protagonizada por ellos, pero fue así en realidad)

Fue en 1.966 cuando tuvieron la oportunidad de trabajar juntos por primera vez, en la genial comedia: “En bandeja de plata”. En ella, Lemmon es el cámara de televisión de la CBS, Harry Hinkle, que sufre una lesión sin consecuencias al chocar con un futbolista en pleno partido. Su cuñado Willie Gingrich (Matthau), que es un abogado sin escrúpulos, le propone que finja que su lesión es más grave de lo que aparenta, con la finalidad de cobrar una gran indemnización. Al principio Harry se niega, pero termina aceptando con la esperanza de poder reanudar la relación con su ambiciosa ex-mujer.

Fotograma de “En bandeja de plata”

“En bandeja de plata”, dirigida por Billy Wilder, obtuvo 4 nominaciones de la academia, y Walter Matthau se alzó con el Oscar al mejor actor de reparto. La indudable química entre Lemmon y Matthau, unida a su gran talento interpretativo, les unió en un buen número de películas más. Trabajaron juntos en 11 películas (la mayoría de las cuales se produjeron en la década de los 90) en una de ellas, titulada ” Kotch”, Matthau trabajó bajo la dirección de Lemmon. (Kotch fue la única incursión de Lemmon como director y en ella realizó también un cameo)

La siguiente película que protagonizaron juntos fue “La extraña pareja” 1.968 (The Odd Couple). Con esta comedia, el tandem formado por Lemmon-Matthau, se consolidó de tal manera que los convirtió en una de las parejas de actores de comedia más famosas que ha dado el cine.

Quizás sea la película de la pareja que más evoca el público. ¿Quien no se ha desternillado en la escena en que Oscar, interpretado por Matthau, posteriormente a haber evitado el intento de suicidio de Felix (Lemmon), abre de par en par la ventana para facilitar a su amigo que salte, crispado por el carácter insoportable de aquel.

La comedia, es una adaptación de la obra de teatro de Neil Simon (basada en la historia mitad ficción, mitad realidad, que le confesó haber vivido un famoso director de cine tras su divorcio). Dirigida por Gene Saks; es la historia de dos divorciados que comparten apartamento en Manhattan, pero sus caracteres y forma de entender la vida son diametralmente opuestos: mientras Felix es un neurótico de la limpieza y el orden, propenso a la depresión y con ideas suicidas; Oscar es un verdadero desastre en cuanto al orden y limpieza y siempre está dispuesto a una juerga, con el juego o las mujeres de por medio.

Fotograma de “La extraña pareja” (1.968)

Las películas que protagonizaron juntos fueron: En bandeja de plata, Primera plana, el arpa de hierba, dos viejos gruñones(1ª y 2ª), discordias a la carta, J.F.K, la extraña pareja, la extraña pareja otra vez, y Buddy Buddy (la última película de Billy Wilder). Además de la anteriormente citada, Kotch, en la que trabajaron juntos, está vez con Lemmon como director.

Los dos actores fueron grandes amigos hasta la muerte de Matthau en el año 2.000.

Fotograma de “La extraña pareja otra vez” (1.998)

El año 1.973, fue sin duda un buen año desde el punto de vista profesional para Jack Lemmon, pues consiguió el papel que le proporcionó su segundo Oscar, esta vez al mejor actor, por su magistral interpretación como Harry Stoner, en “Salvad al tigre”. En esta inmejorable cinta, Lemmon interpreta a un hombre de negocios que sufre una crisis de madurez y se ve en la disyuntiva de poner encima de la mesa su ética, en contra de las dificultades de su empresa.

Tal como había hecho en “Días de vino y rosas”, Lemmon, para elaborar el personaje de Harry Stoner, vuelve a aplicar su comportamiento dinámico alternado con la inmovilidad,  llevando toda la fuerza interpretativa a las palabras y las miradas. Años más tarde confesaría en una entrevista que este papel había sido el más gratificante de su vida, no por el Oscar que le reportó, sino por lo que le aportó personalmente su interpretación.

Después de películas como “Aeropuerto 77”, “El síndrome de China” (6ª nominación a los globos de oro. Bafta al mejor actor, premio al mejor actor en Cannes, y un David (premio del cine italiano) para el mejor actor extranjero que compartió con el gran Dustin Hoffman, y “Desaparecido” (1.982), Lemmon trabajó en la década de los 80 sobre todo en televisión, donde además de participar en largometrajes y series, apareció en los homenajes a: Frank Cappra, Billy Wilder, Harold Lloyd, e incluso a sí mismo.

En los 90 apareció en el drama político “JFK: caso abierto”, “hamlet”, “mi padre” y al mismo tiempo protagonizó las comedias anteriormente citadas con Walter Matthau. En 1.999 se llevó un Emy por “Martes con mi viejo profesor”, y trabajó en “La herencia del viento”.

Al año siguiente, en el 2.000, a Jack le diagnosticaron un cáncer de colon. Ese año participaba en la película “La leyenda de Bagger Vance”  la que fue su último trabajo. Tras pasar las últimas semanas de su vida en el hospital, Jack Lemmon falleció el 27 de Junio de 2.001, rodeado de sus seres más queridos; su esposa Felicia, y sus hijos Courtney y Chris. En su libro “Un viaje de Lemmon: un homenaje a mi padre”, su hijo Chris relata que Jack murió en sus brazos, y en el último momento aún tuvo fuerzas para susurrarle al oído: os quiero. Su tumba reza un sencillo: Jack Lemmon in. (Jack Lemmon está aquí).

Muy pocos actores han sabido llevar con naturalidad las luces y sombras de su profesión. Menos son los que han continuado haciendo funciones de teatro siendo actores consolidados de la gran pantalla. Los que han mantenido los pies en la tierra mientras su fama subía como la espuma, o han tenido la valentía de reconocer sus adicciones. Y menos aún los hay que hayan tenido como verdaderos amigos a sus compañeros de profesión (Shirley Maclaine, Tony Curtis, Matthau, Kevin spacey…). Entre estos pocos actores se encuentra Jack Lemmon.

En pleno rodaje de una escena de “El apartamento” con Billy Wilder de espaldas

Algunas frases de Jack: “No voy a dejar de fumar hasta que me atropelle un camión, un productor o un crítico”.

Sobre Marilyn: ¿Difícil?. Si, pero ella era una comediante maravillosa y tenía un carisma como nadie ha tenido.

Sobre Walter Matthau: Walter es un actor cojonudo. El mayor con quien he trabajado.

Sobre Billy Wilder: He tenido directores que han fabricado maravillosas escenas, y han sido excelentes manejando a personas, pero si encadenamos todas sus perlas, no harían un collar hermoso. Pero Billy es el tipo de foto-fabricante que puede hacer una cadena de hermosas perlas. Sus películas son todas un clásico.

Con Billy Wilder y I.A.L Diamond (co-guionista con Wilder de muchas películas)

“Ya es bastante difícil escribir un buen drama, es mucho más difícil escribir una buena comedia, y lo más difícil de todo es escribir una comedia con drama…, ¿Qué es lo que es la vida?.

Jack Lemmon.

¿Quien dijo “Nobody’s perfect”?

Tú lo eras Jack, tu eras perfecto.

Bombones de chocolate blanco con varias coberturas

Ingredientes para unas 25/30 unidades:

  • 250 gramos de chocolate blanco de calidad
  • 1 cucharada grande colmada de té verde
  • 30 cl de nata líquida
  • 40 gramos de mantequilla

Para la cobertura:

  • 200 gramos de chocolate negro 70% mínimo cacao
  • Coco rallado
  • Cacao en polvo
  • Tofee (hecho con 50 gramos de azúcar con unas gotas de agua en sartén y 100 ml de nata líquida)

Preparación paso a paso:

La víspera preparar los bombones. Para ello, calentamos la nata y justo antes de que rompa a hervir la infusionamos con el té durante 3 minutos.

Colamos y ponemos de nuevo a calentar y le añadimos el chocolate blanco. En cuanto se haya fundido, retiramos del fuego y añadimos la mantequilla, removiendo hasta que se integre a la mezcla.

La textura debe ser más o menos esta

Echamos la mezcla en un recipiente de plástico o cristal, y una vez se ha enfriado, lo tapamos y guardamos en la nevera hasta el día siguiente.

Es importante que tengamos listas las coberturas donde vamos a “rebozar” las bolas, antes de sacar la mezcla de la nevera. Para ello derretiremos al baño de maría el chocolate negro y lo mantenemos templado. Hacemos el tofee poniendo los 50 gramos de azúcar con unas gotitas de agua en una sartén hasta que comience a ser un caramelo claro, momento en que incorporaremos la nata caliente con cuidado y apartaremos. Prepararemos un plato con coco rallado (que tostamos en la sartén) y otro con cacao en polvo.

Tenemos dos formas de hacer las bolas que conformarán, una vez cubiertas, los bombones:  meter al microondas un minuto a potencia media (la mezcla debe estar fría para poder manejarla sin que se derrita), e ir cogiendo porciones y redondearlas con las manos; o bien hacerlo como los pasteleros profesionales: batir la mezcla en un robot provisto de una cuchilla de metal un par de minutos para ablandarla, e introducirla seguidamente en una manga pastelera con boquilla lisa del nº 12, y formar bolas de unos 3 cm sobre una hoja de papel sulfurizado. Meter de nuevo al frío 4 o 5 horas hasta que se endurezcan lo suficiente para poder naparlas.

Yo, que queréis que os diga, las he hecho a mano. Han quedado menos perfectas pero están deliciosas.

Una vez que hemos preparado las coberturas, sacamos la mezcla de la nevera, la atemperamos en el microondas y hacemos las bolitas a mano. (o de la forma más profesional que he explicado arriba)

Las metemos, en el chocolate negro templado y las escurrimos bien

Ahora las cubrimos con lo que más nos guste, como fideos de chocolate

Coco rallado tostado

Cacao en polvo, o toffe, éstas últimas sin pasar previamente por el chocolate negro fundido.

Una vez estén todas rebozadas, las volvemos a meter al frío por unas horas, y consumimos antes de una semana, aunque se pueden congelar y duran un mes sin perder sabor.

Vais a comer unos bombones deliciosos, que no tienen nada que envidiar a unos bombones belgas de hasta 80 euros el kilo. A mí me han salido 30 bombones (unos 400 gramos) por aproximadamente 10,50 euros de coste total.

Estos los vamos a saborear viendo una película de Jack Lemmon. Un abrazo a todos.


Anuncios

2 comentarios to “BOMBONES DE CHOCOLATE BLANCO AL TÉ VERDE, QUE TE QUIERO VERDE”

  1. ana 8 febrero, 2011 a 13:51 #

    Buenísima receta! La hice este fin de semana y fue todo un éxito!!

    • Siéntate en mi cocina 8 febrero, 2011 a 15:03 #

      Hola Ann, me alegro mucho. Son fáciles de hacer y están deliciosos.
      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: