ALAJÚ ABRIGADO EN MASA BRIE Y UN ANGEL DE LARGOS CABELLOS

15 Feb

Despedirse siempre es triste, y más cuando dejas a personas que merecen la pena en la tierra que te ve partir. Nos marchamos de Sevilla en poco tiempo, pero no estaremos tan lejos como para no poder volver de vez en cuando.

Desde que hace 18 años, nuestros queridos amigos Lupe y José partieron a Argentina, me prometí pensar que casi nunca es un adiós definitivo y contundente; sino un,”volveremos a vernos”.

El haber vivido en diferentes ciudades siempre es una experiencia enriquecedora, que te abre la mente, y te nutre como persona. Estaba pensando ahora en mi hija mayor, que ha vivido en Francia, en Londres, ahora en Madrid…, y tiene amigos y amigas de todas partes; Mejicanos, americanos, colombianos, británicos, madrileños, gaditanos, franceses, sevillanos…,¡que maravilla!

Aún no ha llegado el día de nuestra despedida…, es sólo que me voy preparando estos días previos a nuestra marcha.

Mañana tenemos una comida de despedida con algunos de nuestros amigos, y pensando en hacer un postre que les guste, me he decidido por una antigua receta árabe, el alajú.

El alajú, como muchos postres árabes, lleva almendras y miel entre sus ingredientes, que una vez mezclados, suelen ponerse entre dos obleas. Yo las he sustituido por una masa brie, y le he añadido cabello de ángel, que no lleva la receta original.

Mientras hacía la receta, comparaba los ingredientes del alajú, con los de la amistad; La sencillez sin artificios del pan. La dulce bondad de la miel. La almendra que cruje con alegría. La masa brie tiene la sabiduría y la generosidad que ayudan a mantener la unidad. La naranja, que con su ácida sinceridad nos ayuda a equilibrar todo el conjunto; y el cabello de “ángel”, es lo que tienen las personas que nos agradan; su camaradería, su simpatía o su gracia.

Alajú suena a alegría  y fiesta con los amigos. No suena para nada a tristeza o melancolía. Y así debe ser una comida de despedida; alegre y distendida, festiva y cálida.


Alajú en masa brie


Ingredientes: El ingrediente principal es el cariño. Ese ingrediente siempre lo vamos a utilizar cuando hacemos una receta para nuestros seres queridos, entre los que se encuentran los amigos, al que añadimos:

  • 250 gramos de miel
  • 150 gramos de almendras enteras tostadas
  • 125 gramos de pan rallado
  • 30 gramos de almendra molida
  • Un bote casi entero de cabello de angel (de tamaño pequeño)
  • 1 lámina de masa brie, fresca o congelada
  • La ralladura de 1 naranja y 1/2 vaso de agua grande ó mermelada de naranja amarga, con la ralladura; diluidas ambas en 1/2 vaso de agua

Preparación:

Forramos un molde de 22 cm con la masa brie, la cubrimos de legumbres (que tenemos guardadas de otras recetas de brie) y pre-cocemos unos 20 minutos,(esta vez un poco más porque el relleno sólo va a estar 8 o 10 minutos en el horno) en el horno pre-calentado a la temperatura que indique el fabricante.

Ponemos la ralladura con el agua en un cazo y lo llevamos a ebullición un par de minutos. Colamos, si no queremos que lleve los trocitos (yo no lo he colado y he añadido además dos cucharadas de mermelada de naranja amarga) y dejamos que se entibie. Guardamos un poco para pintar el alajú cuando lo vayamos a hornear.

Mientras, ponemos en un cazo: la miel, el pan y las almendras ya tostadas, en una sartén o en el microondas; y removemos la mezcla. Le ponemos por último la naranja para que no pierda su aroma. Removemos unos minutos hasta que se empape bien el pan rallado, y mantenemos al mínimo en el fuego hasta el momento de ponerlo en el molde.

Extendemos el cabello de angel sobre la masa brie pre-cocida.

Sobre el cabello de ángel, extendemos lo más rápido posible el alajú, pues cuando se va enfriando se endurece y cuesta hacerlo.

Lo pintamos con el almíbar ligero ( resultado de mezclar la mermelada y el agua con las ralladuras) del que hemos reservado un poco, y horneamos 5 minutos, sólo con calor abajo. Y, 3 o 4 minutos con calor arriba y abajo. (si lo dejamos más tiempo corremos el riesgo de que se seque la masa)

Esperamos que se enfríe para cortar las porciones, que suelen ser más pequeñas que las normales porque es un postre contundente, aunque aquí algunos se van a comer doble ración porque son muy golosos. (no lo digo por ti Rafa, ni por ti Paco)

Está más rico aún, de un día para otro. Para que se conserve bien, lo cubrimos con papel de aluminio, y durará más de 1 semana sin ponerse seco.


Os aseguro que os va a sorprender su sabor, y si ya lo habéis comido antes, haced la prueba con la masa brie, y veréis que diferencia.

En cuanto a la comida ha sido distendida y deliciosa; buena comida y mejores personas= alegría

El cochinillo que preparó Jordi…, daba un poco de penita al verlo al principio pero, ¿que quereis que os diga?, estaba de escándalo.

Anuncios

2 comentarios to “ALAJÚ ABRIGADO EN MASA BRIE Y UN ANGEL DE LARGOS CABELLOS”

  1. Mariluz 15 febrero, 2011 a 23:19 #

    Esto es un Delicatessen dónde los haya. Sin duda voy a hacerlo para sorprender a mis amigos.

    Por cierto, aunque deje Sevilla que es un ciudad preciosa, le deseo mucha suerte en su nuevo destino

    Un abrazo

    • Siéntate en mi cocina 15 febrero, 2011 a 23:36 #

      Es un postre de los más sencillos y sin embargo riquisimo de comer, sobre todo cuando ha reposado un día. Sevilla es muy bonita, y en una próxima entrada os pondré fotos que he estado haciendo, para llevarme un trocito. Gracias por lo de la suerte.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: