Archive | Masas saladas RSS feed for this section

COCA DE MOLLITAS

3 Abr

Coca de mollitas


Sin apenas mancharte las manos y en poco más de una hora, incluida la fermentación, vas a disfrutar de una deliciosa coca de mollitas.

Ingredientes:

  • 250 gramos de harina
  • 1/4 de vaso de agua templada (o de cerveza)
  • 1/4 de vaso de aceite de oliva suave
  • 10 gramos de levadura de panadería
  • una pizca de sal

Preparación:

Ponemos la harina tamizada en un bol y le hacemos un hueco en el centro. Añadimos una pizca de sal y la levadura desleída en un poco del agua templada.

Le vamos añadiendo el resto del agua mientras mezclamos con una cuchara de madera, hasta que quede una masa compacta similar a la de pizza. (Si fuera necesario y lo pide la masa podemos añadir un poco más de agua, o un poco menos. Eso depende fundamentalmente del tipo de harina).

A diferencia de la pizza, una vez la masa sea homogénea, le añadimos el aceite poco a poco y amasamos, esta vez con las manos o en una máquina, hasta que la masa sea elástica.

Una vez el aceite se haya integrado por completo a la masa, hacemos una bola y la ponemos en un bol. La tapamos y la dejamos reposar de 45minutos a 1 hora. Si ponemos la masa cerca de un sitio templado, el proceso de levado será más rápido. La masa estará en su punto cuando sea esponjosa al tacto y haya subido 1/3 de su volumen.

Mientras reposa la masa vamos a hacer las mollitas.

Ingredientes para las mollitas:

  • Un vaso de harina
  • 2 cucharadas de vino blanco o cerveza
  • 6 u 8 cucharadas de aceite de oliva suave
  • Un pellizco de sal

Preparación de las mollitas:

Ponemos en un bol pequeño la harina y un pellizco de sal, le añadimos el vino y vamos echando poco a poco el aceite que admitan hasta tener una textura granulosa, como de miga.

Deben quedar así:

Las reservamos tapadas hasta que la masa de la coca haya reposado por completo.

Una vez lista la masa de coca, la extendemos lo más fina posible, o un poco más gruesa si os gusta, en la bandeja u otro recipiente de horno engrasado con aceite, y repartimos las mollitas por encima.

Metemos en el horno precalentado a 180º de 25 a 30 minutos, o hasta que la masa y las mollitas estén doradas.

Podéis acompañar a unas sardinas a la plancha o unas verduras rehogadas con albahaca, con un trozo de esta delicia, o simplemente sola. Es contundente y llena bastante pero está deliciosa.

Buen provecho a todos.

EMPANADA RÁPIDA DE ZAMBURIÑAS CON TOMATE…, RESULTADO; JAQUE MATE.

27 Jun

Empanada de zamburiñas

Ingredientes para una empanada mediana:

  • 2 placas de masa quebrada congelada o fresca
  • 1 lata de zamburiñas en salsa
  • 1 lata de bonito del norte en aceite de oliva
  • 1 pimiento italiano o unas tiras de pimiento morrón
  • 1/2 bote de tomate frito con cebolla
  • 15 o 20 aceitunas manzanillas sin hueso (opcional)
  • 1 huevo duro (opcional)
  • 1 huevo para pintar la masa

Elaboración:

Pochamos el pimiento en un chorrito de aceite, hasta que esté blandito. En caso de usar pimiento morrón lo cortamos en trozos medianos.

Cocemos el huevo y lo cortamos en trocitos pequeños. Cortamos las aceitunas en trozos.

Ponemos a calentar la salsa de tomate con cebolla y le añadimos el pimiento italiano pochado, el huevo, las aceitunas y las latas de zamburiñas y de bonito. Le damos unas vueltas para que se integren los sabores. Apartamos y dejamos enfríar.

Cortamos las placas con un cortapastas para darle forma bonita en los bordes, guardando los recortes que sobren para adornar la empanada. Extendemos el relleno en una de las dos placas, dejando el borde libre para poder sellarla bien.

Tapamos con la otra placa y sellamos bien, doblando los bordes y haciendo un agujero en el centro a modo de chimenea.

Adornamos con los recortes que han sobrado y pintamos con huevo batido.

Horneamos hasta que esté dorada y crujiente

Cortada queda así de jugosa.

A pesar de llevar ingredientes de lata, os va a sorprender su sabor.

Un abrazo a todos.

PANECILLOS DE TRIGO, PAN Y CEBOLLA CONTIGO.

25 Feb

Al pie de la torre lo esperaba, torre que fue cárcel y preso su corazón del que acudía. El venía presuroso con su tranquila sonrisa, la besaba y hacia el Alcázar partían. Entre coches de caballos por la Puerta de Jerez, y en el Archivo de Indias se pararon otra vez. La Catedral impresa en sus pupilas robaba sus ya perdidos sentíos, y caminando a su sombra, bajo los arcos, él le compró a una gitana una rama de romero y la puso en su pelo.

En el Alcázar pasearon por las suntuosas salas, donde infantas alumbraron, guerras y acuerdos se tejieron, y bailaron ricas damas. Salieron a los jardines buscando el frescor de la tarde, y en sus laberintos se perdieron. Para después encontrarse y jurarse amor eterno…, pasara lo que pasase. ¡ y que de besos se dieron!.

En el Barrio de Santa Cruz se dejaron llevar por las sensaciones; el bullicio de la gente, el olor de los jazmines, los patios llenos de flores. Y por sus estrechas calles el le contaba leyendas que sucedieron un día, entre las viejas paredes cuajadas de buganvillas.

En el callejón del agua parecían resonar los cascos de los caballos, por los empedrados suelos. Y al doblar la última esquina; ella hubiese jurado escuchar el chocar de las espadas …, de antiguos duelos que en esas calles enfrentaron a más de dos caballeros.

Al caer la noche, sentados en el Alfonso, junto al Parque de Mª Luisa. Rodeados de bellos pabellones del 29. De ese duende y de ese embrujo que destila toa Sevilla. Se miraban de hito en hito, incapaces de escuchar lo que los demás decían. Una leve brisa traía aromas que embriagaban los sentidos. Y el cielo cuajao de estrellas invitaba a pasear a la vera de su río.

A solas por la calle Betis un hombre y una mujer, enamorados perdíos. Con el cielo reflejado en el río y la hermosa Giralda al frente, ¿donde sino en Sevilla querrían quererse?.

Recuerdos de mi primer encuentro con Sevilla, enamorada hasta las trancas.

Dice Mario Benedetti en; “Fundación del recuerdo, Poemas de otros”:

Un recuerdo amorosamente fundado

nos limpia los pulmones

nos aviva la sangre

nos sacude el otoño

nos renueva la piel

Yo me he sacudido el otoño, mi corazón ha bombeado más deprisa la sangre mientras recordaba y lo escribía. Pero aunque fuera ya mi invierno seguiría amando a Sevilla. Y a mi sevillano, ¡más todavía!.

Panecillos de harina de trigo paso a paso, contigo



Ingredientes para 12 o 14 panecillos:

  • 500 gramos de harina de fuerza
  • 25 gramos de levadura fresca
  • 10 gramos de sal
  • 350 ml de agua
  • Un chorrito de aceite de oliva.
  • Semillas de sésamo negro o amapola (opcional)

Preparación:

Calentamos el agua hasta que esté templada (muy caliente mataría a las bacterias de la levadura). Agregar la sal y la levadura, y mezclar hasta su completa disolución.

Tamizar la harina y ponerla en un bol, haciendo un hueco en el centro. Ir agregando con una taza la mezcla de agua con la levadura y la sal desleídas. Mezclar con una cucharada de madera, e ir añadiendo agua, según se va incorporando poco a poco a la harina, formando una masa.

Añadir el chorrito de aceite de oliva, y seguir añadiendo agua, mientras lo pida, hasta obtener una masa blanda.( Vamos a necesitar, prácticamente todo el agua, en función del tipo de harina)

Espolvoreamos la encimera con un poco de harina y volcamos la masa sobre ella. Amasar unos 15 minutos, extendiendo la masa en todas direcciones, para estirar el gluten lo máximo posible, y conseguir una masa más esponjosa.

Poner la masa en un bol, previamente espolvoreado con un poco de harina. Tapar con film transparente, pegado a la masa, y dejar levar al menos dos horas. Otra opción sería hacer este primer paso por la noche, dejando para el día siguiente el resto de la elaboración.

Transcurrido el tiempo de levado, amasamos para quitar el aire. Después separamos la masa en dos partes, y hacemos varios panecillos con cada una. Para hacer los panecillos, cogemos una bola y le damos forma por la parte de abajo, para redondear la masa. (dependiendo del tamaño del panecillo, obtendremos aproximadamente de 6 a 14)

Se colocan los panecillos de la forma deseada, en este caso redondos, sobre una placa de horno pintada con aceite, y se le practican dos cortes en forma de cruz a cada uno. Se dejan reposar tapados con un trapo limpio, otros 45 o 50 minutos, o el tiempo que precisen para esponjar, en función de la humedad y calor ambiental donde reposen. (los mios han subido en 35 minutos)

Una vez han esponjado, los pintamos con agua y los metemos en la parte central del horno precalentado a 180-190º, justo hasta que comiencen a dorarse. Una vez los saquemos, los volvemos a pintar con agua, estando aún calientes.

Que aproveche

Es el “contigo pan, incluso sin cebolla. Vamos, pan con pan si hace falta”

En cuanto a Sevilla:

Parte de la catedral y el Archivo de Indias…, con los carros de caballos.

Antiguos graffitis en la fachada del Archivo de Indias

El giraldillo de “repuesto” que descansa en uno de los patios de la Catedral

Tantas veces te he visitado, precioso Alcázar, y todavía siento un leve cosquilleo en el estómago cuando traspaso estas puertas

Y estos centenarios muros, que dan paso  al “Patio de la Montería”

El “Patio de muñecas”, si os fijáis el juego con los niños, consiste en encontrar las dos muñecas; una está donde arranca el arco, justo alineada con la parte inferior del arco de la ventana de enfrente. ¿La podéis ver encima de las tres eles invertidas?

Sobre el estanque de Mercurio, aprovechando magistralmente un trozo de muralla Almohade, “La Galería Grustesca o de grutescos”; realizada en el siglo XV por Vermondo Resta.

La torre donde lo esperaba

Pasando los siglos y tú ahí siempre imponente

¡Esos patios del Alcázar!

Los del Barrio de Santa Cruz

La Sevilla moderna


Caminando a su sombra, de romero puso un ramo en su pelo…

Y esa Giralda va apareciendo entre naranjos

Y ahí estás.¡Con ese señorío que no se puede aguantar!.

¡Hasta pronto Sevilla! ¡ ¡Por donde quiera que mires! ¡que arte más grande tienes!.

PASTEL DE MASA BRIE CON BRÓCOLI Y PALITOS DE CANGREJO.

27 Ene

Con unos ingredientes de bajo costo pero de la mejor calidad, vais a saborear un pastel lleno de nutrientes y riquísimo al paladar.

¿Verdad que ahora al verlo terminado os sugiere mucho más?. El surimi no es un ingrediente que se trabaje solo en frío, se me ocurre en unos buñuelos con gambas por ejemplo. Lo importante es que sea de buena calidad, pues incluso en productos económicos como estos palitos, los hay de diferentes calidades. Yo recomiendo los congelados, al menos para cocinar en caliente porque así no pierden la textura. El resto de ingredientes; verdura, lácteos y huevos, hacen de este plato un alimento completo que podemos acompañar de una ensalada verde o una crema de legumbres para completar el menú.

Pastel de brócoli y surimi

ingredientes:

  • 1 lámina de pasta brisa (fresca o congelada)
  • 200 gramos de palitos de cangrejo (congelados de tamaño grande, mejor que frescos)
  • 200 gramos de brócoli hervido durante 7 minutos en el agua justa que lo cubra y un poco de sal
  • 4 huevos medianos
  • 100 ml de leche
  • 200 ml de nata agria (o 200 gramos de queso cremoso)
  • 150 gramos de queso emmental
  • sal y pimienta

Preparación:

Ponemos la lámina de masa brisa sobre un molde desmontable de unos 25 cm de diámetro. Recortamos la masa sobrante presionando sobre la parte superior del molde, y pinchamos la base.

Repartimos por toda la base, garbanzos o alubias para evitar que la masa suba en su pre-horneado.

Metemos el molde en el horno pre-calentado a la temperatura que indique el fabricante, durante 8 o 10 minutos. Sacamos el molde y quitamos las legumbres con cuidado de no quemarnos. Reservamos la masa semi-cocida en el molde mientras preparamos el relleno del pastel.

Preparamos los ingredientes

Batimos los huevos y le añadimos la nata agria (o el queso cremoso)

Añadimos la leche y el queso emmental y volcamos la mezcla sobre la masa pre-cocida


Repartimos los palitos de cangrejo y el brócoli, en la mezcla anterior

Horneamos el pastel en el horno precalentado, según indique el fabricante de la masa. Tenéis que tener en cuenta que restaremos el tiempo de pre-cocción que no suele venir en las instrucciones. El mío ha tardado 20 minutos a 190º

Esperamos que esté templado, o incluso frío y os aseguro que os va a sorprender el rico sabor que tiene

Que os aproveche tanto al paladar como al bolsillo. Un abrazo

BLINIS CON CREMA AGRIA Y AHUMADOS, PARA LOS MÁS OSADOS

24 Dic

Estando a las puertas de la Navidad, con un Papá Noel menos entradito en carnes y  unos cuantos renos menos que otros años, me preguntaba como se celebran estas fiestas en algunos países que no solemos asociar al acebo ni a las campanillas que cuelgan del trineo.

En Nueva Zelanda la Navidad se celebra entre flores de múltiples colores y bañándose en las playas bulliciosas bajo el caliente sol.

Las casas se adornan con el árbol Pohutukawa, que crece en la isla del Norte. Este árbol cuajado de flores rojas, no tiene nada que envidiar al abeto que se utiliza en otras latitudes.

En la cultura maorí, los espíritus y criaturas similares a los elfos y los gnomos de las tradiciones europeas, desempeñan un importante papel en las celebraciones navideñas.

Algunos neozelandeses celebran la Navidad dos veces al año. La segunda se celebra en Julio, que es pleno invierno y así la disfrutan con frío y nieve.

En Japón, al ser de religión cristiana sólo un 1% de la población, no hay ningún día oficial para celebrar la Navidad, pero allí donde se celebra los árboles están decorados con pequeños juguetes, abanicos de papel de oro y farolillos. Uno de los adornos más popular es el cisne de origami. (El origami es el arte japonés que consiste en plegar un papel para conseguir determinadas figuras, de mayor o menor complejidad, según el número de dobleces)

En las iglesias de Corea siempre hay música el día de Navidad. A los coreanos les encanta decorar sus casas con motivos navideños. El día de Navidad lo pasan en familia, y tras la comida, van de tienda en tienda para ver los artículos expuestos con motivo de las fiestas sin realizar compra alguna, únicamente con el fin de entretenerse.

En la India, la Navidad se celebra con esplendor, la celebración comienza el día 24 de Diciembre y continúa hasta el Año Nuevo. Los cristianos de todo el país recuerdan el nacimiento de Cristo, participando en misas especiales. Cantan villancicos y decoran sus árboles con pasteles y velas.

La preparación de la Navidad se hace con un mes de antelación. Los indios cristianos, encalan sus casas y realizan la limpieza de primavera. Las mujeres preparan la Torta de Navidad, que es esperada por toda la familia y también por los vecinos.

En las ciudades metropolitanas como Nueva Delhi o Bangalore se celebra el festival de Navidad, que forma parte de las fiestas importantes de la India, y cuenta con la participación de gente de todas las religiones, que se unen a la comunidad cristiana en estos días.

Todo el que se lo puede permitir compra ropa nueva y regalos para la familia y amigos. Es el tiempo para las reuniones familiares, pues muchos están lejos por su trabajo o cursan estudios superiores en otras ciudades, y regresan a sus hogares en estas fiestas.

En África hay unos 350 millones de cristianos que celebran la Navidad desde el Congo a Sudáfrica.

Los cristianos coptos de Egipto y Etiopía (unos 9 millones) celebran la Navidad el 7 de Enero pues utilizan un calendario diferente. Las familias más acomodadas compran regalos, las menos intercambian alimentos, libros u otros objetos. Son unas celebraciones que dan más importancia al nacimiento de Cristo en sí, que a la fiesta que lo rodea.

La mayoría de los cristianos africanos son demasiado pobres para poder permitirse comprar regalos para sus hijos y hay pocas tiendas de juguetes en las zonas rurales. Por este motivo es una costumbre muy extendida el intercambio de regalos como; libros escolares, jabón, ropa, velas, alimentos y otros artículos necesarios para la subsistencia.

En Malawi hay grupos de niños que van bailando y cantando de puerta en puerta, vestidos con faldas de hojas y tocando instrumentos de fabricación casera. A cambio reciben un pequeño regalo de dinero o comida por parte de aquellos que se lo pueden permitir.

En Gambia, las personas desfilan con grandes faroles llamados fanales, que tienen forma de barcos o casas.

En Liberia, la mañana del día de Navidad, la gente se despierta con los villancicos y los niños se intercambian jabón, algodón, dulces, lápices y libros. Por la tarde las familias van al campo donde los niños juegan y se bañan bajo el sol. En la cena, igual que en otros países de África se come al aire libre delante de las casas, donde todos sentados en círculo, comparten su comida de arroz amarillo con pasas, carne, galletas, sopa de quimbombó (o estofado) y pasta de ñame, llamada fufu.

En Ghana, el pequeño país de la costa oeste de África, se decoran las casas y las iglesias en la semana de Adviento (cuatro semanas antes de Navidad). La Navidad coincide con la cosecha del cacao, lo que supone para muchos una época algo más próspera y les permite hacer algunos regalos a familiares y amigos. Son las únicas fiestas en las que todos, incluidos los campesinos y los mineros, pueden descansar unos días y disfrutar de la compañía de los suyos.

En Kenya toda la familia se reúne para disfrutar de la comida de Navidad, y comen Nyama choma (carne de cabra asada en parrilla con carbón) y cerveza Tuskers.

Entre las tribus Kikuyu y Masai, es costumbre que los niños coman ciertas partes de la cabra y las niñas las otras. Las familias menos privilegiadas comen pollo con chapatis, sukuma wiki y arroz.En Groenlandia, la Navidad es una de las fiestas más importantes y se celebra con fiestas y reuniones familiares. Los preparativos para las fiestas comienzan días antes, se iluminan las calles y hay belenes en las iglesias y zonas públicas. Uno de los adornos más habituales en todas las casas son las estrellas de Navidad colgadas en las ventanas. Como el país está situado junto al Polo Norte, recibe muy pocas horas de luz,o ninguna al día; por este motivo se iluminan las ventanas y las puertas de muchas casas.

Dado que los abetos no crecen tan al norte, se importan decenas de ellos para la ocasión, y se adornan con velas y figuras brillantes. En la noche del 23 de Diciembre, la gente intercambia pasteles y toman café con los amigos y vecinos, cantan villancicos y bailan hasta bien entrada la madrugada. Como algo simbólico y de larga tradición, es el intercambio de colmillos de morsa o guantes de piel de foca.

Entre sus manjares preferidos en Navidad se encuentra el “mattak”, que es piel de ballena con una tira de grasa en su interior. El plato que tiene un sabor similar al coco fresco, es muy difícil de masticar y se suele tragar entero en pequeños trozos. También comen “kiviak”, que es carne cruda de alcas (un tipo de aves del ártico) que se entierra en piel de foca durante varios meses.

Por cierto hay una práctica encantadora en estas fiestas; ¡El día de Navidad los hombres trabajan y las mujeres descansan!. Este día lo dedican los hombres para cuidar de sus mujeres y niños.

Blinis de ahumados

Los auténticos blinis son de origen ruso, y en la preparación suelen llevar siempre dos tipos de harina; una es de trigo blanco y la otra puede ser integral, de espelta o de trigo sarraceno. Yo he hecho unos blinis deliciosos con puré de patatas y harina de trigo blanco, porque me gustan más que los que se elaboran con harina blanca y levadura. Sea cual sea la harina, con o sin patata, los blinis son fáciles de hacer. La masa se elabora de forma muy parecida a la choux, y cuando la echamos en la sartén parecen tortitas.


Ingredientes para la masa:

  • 250 gramos de puré de patata
  • 25 cl de leche templada
  • 90 gramos de harina de trigo tamizada
  • 30 gramos de mantequilla
  • Los huevos que admita hasta tener una textura algo más espesa que las crepes (yo he puesto 3 huevos)
  • 3 claras de huevo más, a punto de nieve firme
  • Sal y pimienta

Ingredientes para el tartar:

  • 200 gramos de pez espada ahumado o crudo (o atún, salmón, etc)
  • 3 pepinillos en vinagre
  • Un ramillete de eneldo picado (y un ramillete para decorar el plato)
  • Crema agria o nata espesa y unas gotas de lima
  • Un manojo pequeño de cebollino para decorar

Preparación:

Preparamos los ingredientes, pelamos, lavamos y cortamos las patatas. Tamizamos la harina. Cortamos el eneldo, los pepinillos y el pez espada en trozos pequeños; y lo ponemos todo en un bol para que los ingredientes se transmitan los sabores.

Si el pescado fuera crudo, en lugar de ahumado, mejor que se haya congelado al menos un día para evitar problemas, en ese caso, le añadiríamos el zumo de un cítrico que nos guste: lima limón, naranja,etc.

Reservamos el tartar y cocemos las patatas en agua con sal hasta que estén tiernas. El tiempo de cocción depende del tipo de patata y de otros factores como el tipo de fuego, la dureza del agua, etc.

Una vez estén tiernas, las pasamos por un pasapurés o por un colador grande (como he hecho yo) y le añadimos la leche templada y la mitad de la mantequilla derretida. Probamos de sal y añadimos unas vueltas de pimienta.

Añadimos la harina tamizada poco a poco, removiendo con una cuchara de madera, para no transferir sabor a la patata.

Añadimos los huevos, uno a uno, como en la masa choux. Hasta que no se integre perfectamente el primero no incorporamos el siguiente. (yo he necesitado 3 huevos grandes)

Por último incorporamos las tres claras a punto de nieve firme, mezclando con suavidad de abajo a arriba, para que las claras pierdan el menor aire posible, que es lo que dará esponjosidad a los blinis.

Ponemos en una sartén antiadherente, una nuez de la mitad de la mantequilla que nos ha sobrado. Dejamos que adquiera un bonito color marrón claro, retiramos el excedente con papel de cocina, y echamos la primera porción de masa para cocer el blini. La primera, al igual que ocurre con las tortitas, a veces no sale bien. La segunda seguro que sí, pues es más sencillo que hacer crepes.

Cuando se ve que se despega del fondo y en la superficie salen unas minúsculas pompitas, es el momento de dar la vuelta

Para dar más originalidad al blini, podemos usar moldes con motivos navideños untados por dentro de mantequilla (porque la masa se pega bastante). Cada dos blinis tenemos que engrasar la sartén de nuevo, para evitar que se agarre. Ponemos la porción de masa dentro del molde y cuando pasen más o menos 40 segundos, en función del grosor de la masa, ayudados por un cuchillo redondeado, procedemos a despegar la masa del molde y damos la vuelta.

Como podéis ver, cuando está para dar la vuelta, se despega por todo el borde.

Mas rápido es hacerlos de dos en dos.

Con cortapastas para hacer galletas quedan muy originales

De dos en dos y con moldes de motivos navideños

Vamos ahora al montaje del plato: Preparamos los blinis, la crema agria, el cebollino, el eneldo y el tartar.

Ponemos un montoncito del tartar en el centro del plato donde se va a servir.

Le ponemos una tapa con uno de los blinis, de la forma que más nos guste. (horizontal, o más caído como lo he puesto yo)

Ponemos otro montoncito de tartar sobre el blini, y un poco de crema agria

Tapamos con otro blini y rematamos con un trozo de pez espada que hemos reservado entero.

Adornamos con un poco de eneldo, cebollino cortado y unas huevas

No quiero despedirme hoy sin desearos que seáis felices en estas fiestas. Especialmente a aquellas personas que están atravesando momentos difíciles, ya sea por la crisis o por cualquier otra circunstancia. Desde aquí os mando un fuerte abrazo a todos, y mis mejores deseos de paz, salud, amor y … trabajo. ¡Feliz Navidad a todos!

MUFFINS DE QUESO, CREMA AGRIA Y CEBOLLINO, TOMALOS CON UN BUEN VINO

15 Dic

Hoy 15 de Diciembre, se cumplen 66 años de la desaparición del gran músico Glenn Miller, y a pesar del tiempo transcurrido, las teorías sobre su trágica muerte vuelven a despertar de su letargo de la mano de varios escritores “expertos en el tema”.

¿ Son estos escritores unos privilegiados que poseen datos e informes que nunca antes salieron a la luz ?. ¿ Sus conclusiones son veraces, o vienen a añadir más conjeturas a las ya existentes ?. Júzguenlo ustedes mismos.

Tenemos que retroceder en el tiempo a aquel 15 de Diciembre de 1.944, cuando, (tal como describíamos en la entrada del 11 de Diciembre) tras despegar del aeródromo de Twinwood, (50 millas al norte de Londres) el pequeño avión modelo Norseman C-64 parte con destino a París. Es la versión oficial en cuanto a fecha y lugar del despegue. A partir de aquí…, comienzan los interrogantes.

Según la versión oficial el avión despegó, y debido posiblemente al mal tiempo o un fallo técnico, se precipitó a las frías aguas del Canal de la Mancha. (En cuanto al tiempo, hay versiones de que el día era tormentoso, otras que nublado, y la más extendida se refiere a una intensa neblina)

Después del shock inicial, las débiles explicaciones oficiales sobre la desaparición, lejos de esclarecer los hechos, sembraron si cabe más dudas y terminaron por dar paso a especulaciones de todo tipo, algunas de las cuales hoy se han “rescatado” y “cebado”, para terminar llevándonos al mismo sitio al que se llegó entonces: Un desconocimiento absoluto sobre lo que ocurrió aquel día.

Partiendo de que no se archivó el plan de ese vuelo, comienza “la hoja en blanco” de la aclaración de los hechos que ocurrieron aquel día. Mal comienzo desde luego, pero ahora vamos al anuncio oficial de la desaparición.

Muchos artículos afirman que se tardó una semana en anunciar públicamente la desaparición del avión. A falta de pruebas en toda esta historia montada a partir de humo, he encontrado un dato tangible de que no fue así…

En su edición del 18 de Diciembre de 1.944 el Readers Digest, recoge en un extenso artículo el testimonio del asistente de vuelo Freud Shaw, que asegura que junto a otros miembros de la tripulación de su avión, (un bombardero de la Fuerza Aérea Británica) han visto caer el día 15  un avión similar al tripulado por Miller. De ese testimonio hablaremos a continuación, pero lo importante es que el día 18 queda claro que ya se había dado la noticia de la desaparición; tres días después, no una semana como afirman muchos. No obstante, resulta cuanto menos extraño, que se tardara tanto en hacer pública la noticia de la desaparición.

La investigación de la desaparición del avión iba a ser llevada a cabo por el Gobierno Estadounidense, al ser Miller ciudadano americano. Pero el testimonio de Shaw, hizo que interviniera el Departamento de Historia Aérea del Ministerio Británico de Defensa.

Vamos ahora al testimonio de Shaw: Es un hecho comprobado que Shaw se encontraba a bordo del bombardero regresando de un ataque abortado contra Alemania, cuando cerca de la costa Sur inglesa se soltó la carga, entre la que se encontraba, una bomba de 2 toneladas conocida como “galletita”.

Según el asistente de vuelo, cuando se asomó para ver la explosión divisó un Norseman volando más abajo, unos segundos después el artillero de babor le dijo por el intercomunicador: ¿viste caer ese avión?.

El testimonio de Shaw, llevó a una investigación por parte del Departamento de Historia Aérea del Ministerio de Defensa,… conclusión de la investigación: El Norseman pudo cruzarse con el bombardero o estar a Kilómetros del lugar de la explosión. Muy esclarecedor ¿verdad?.

Es posible que Shaw y el artillero vieran un pequeño avión volando bajo el bombardero, pero no hay pruebas de que fuera el que tripulaba Miller, y la conclusión de la investigación(que debió ser muy laboriosa a juzgar por los resultados) no ayuda a despejar las dudas.

Podemos pensar que todo esto transcurrió en plena guerra, sin los adelantos tecnológicos que hay hoy día, pero no deja de ser extraño, falto de interés; o con el interés de que todo se olvidara lo antes posible… ¿Por algún motivo concreto?.

Como todas las teorías de la desaparición siempre hay una nueva que viene a enredar más la telaraña, o a desdecir a la anterior. Y así en 1.973 algunos diarios anuncian la aparición del Norseman (Hasta el día de hoy, han aparecido varios aviones militares en la zona, pero ninguno es el avión que tripulaba Miller). Y afirman, que en 1.980 un perito confirmó una serie de fallos técnicos en el aparato, como los causantes del accidente. Ni bombas galleta, ni niebla o tormenta; ahora fallos técnicos y,… avión que aparece en 1.973.

Después de los comunicados oficiales rodeados de humo, los testimonios llenos de suposiciones y los artículos “no contrastados” de algunos periódicos; todo rodeado de un sospechoso hermetismo que continúa hasta nuestros días, llegamos a “la gallina de los huevos de oro”, que son los guiones que no están escritos para el cine, sino para llenar los escaparates de las librerías.

Para resumir en un libro casi todo lo que se ha escrito sobre “teorías de la desaparición de Miller”, ninguno mejor que el de Hunton Downs.

Según Downs, Eisenhower llegó a un acuerdo con el general alemán Von Rundstedt y otros dos miembros de la cúpula nazi para que Miller (que había hablado a veces en alemán durante sus programas semanales de radio, lo que me imagino, lo convierte en espía para Dows) volara junto a varios soldados de la División 101 hasta Krefeld (donde quedarían bajo protección de las fuerzas de Rundstedt). Después debían volar hasta Berlín, donde serían recibidos por el agente aliado Fritz Kolbe, y una vez allí, hacerse con el control de una estación de radio para emitir canciones de Miller, y difundir propaganda y mensajes de Eisenhower al pueblo alemán.

Según Downs, había un topo en el entorno del general aliado y el plan llegó a oídos de Hitler, quien envió a un coronel (especialista en servicios delicados). Miller, según la versión de Downs, primero fue utilizado como señuelo para obtener información de Eisenhower. Después, tras ser capturado a las puertas de un burdel de París, fue torturado y murió días después en un hospital militar. (Espero que no lo utilicen como guión para una película de ciencia ficción)

Este final se enreda con otros que lo llevan a un burdel de Alemania donde muere acuchillado por una prostituta. O el del escritor Wilbur Wrigh, que llega a la conclusión, (después de proponernos decenas de posibilidades) de que Miller andaba metido en “asuntos turbios” con…, ¡pasmense!, ¡el mercado negro! nada menos. Y no contento con su original teoría, termina la historia con una reyerta en un burdel, en la que recibe un golpe en la cabeza que lo lleva a la muerte pocos días después…

Bueno amigos, ¿no os parece que esto ya es demasiado?.

Debido a la nebulosa que envuelve a este accidente aéreo, es normal que todos alguna vez nos hayamos hecho preguntas. ¿Pudo haber sido espía y por eso tanto hermetismo, incluso entre sus amigo?, (como David Niven que no lo nombró en sus memorias, a pesar de su gran amistad) es posible, son suposiciones. Pero aún en el caso de que Eisenhower aprovechara la situación de Miller (en su misión de entretener a las tropas en la guerra) para pedirle que colaborara en la tarea de acabar con los nazis, su posible implicación hubiese sido más que admirable.

¿Era mujeriego Glenn Miller?, es probable…, pero de ahí a que se alimente el morbo hasta límites insospechados… ¿Queréis pensar que ese avión llegó a algún aeropuerto ese mismo día? …, es lícito hacerlo, yo lo he pensado alguna vez, aunque sin finales morbosos y decadentes para Miller.

Lo que es un hecho y está por encima de cualquier otra teoría, es que Miller rompió moldes. Que antes de convertirse en un mito, ya era el famoso trombonista cuya inconfundible música, nos sigue proporcionando momentos tan distendidos como aquellos que disfrutaron miles de soldados y civiles abrumados por el horror de la guerra. Va por ti Miller, mi pequeño homenaje.

Muffins de queso y cebollino

Ingredientes:

  • 280 gramos de harina
  • 2 cucharadas de levadura de panaderia en polvo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 25 gramos de queso cheddar rallado, (o similar)
  • 30 gramos de cebollino fresco, cortado en aritos
  • 1 huevo grande ligeramente batido
  • 200 gramos de crema agria
  • 100 ml de yogur natural, sin azúcar
  • 4 cucharadas de mantequilla fundida (unos 30 gramos)

Preparación, paso a paso

Preparamos los ingredientes

Batimos ligeramente el huevo con la crema agria, el yogur y la mantequilla fundida

Tamizamos la harina con la levadura y el bicarbonato

Añadimos el cebollino cortado en aros pequeños y el queso, y mezclamos bien

Unimos la mezcla de crema agria con la de harina y removemos con suavidad, pero sin excedernos, ya que los muffins quedarían duros.

Rellenamos las 3/4 partes de 12 moldes para muffins, o moldes de madalenas untados con un poco de aceite de girasol.

Cuecelos en el horno precalentado a 200º, durante unos 20 minutos, o hasta que hayan subido y presenten un bonito color dorado. Sácalos del horno y déjalos enfriar sobre una rejilla.

Sirvelos templados, o ya fríos cortados por la mitad y rellenos de queso fresco…

PASTEL DE PERDIZ CON BOLETUS EDULIS, ¡QUE CHULI!

8 Oct

Estoy bebiendo despacio un suave té verde mientras escucho de fondo un viejo tema de música céltica, y los recuerdos se entremezclan con la fantasía.

Aquel inolvidable viaje a Galicia con tintes agridulces, cuyos matices ácidos, que nada tienen que ver con esa cálida tierra, dejaré en el fondo de la taza, para saborear las dulces sensaciones que van despertando lentamente.

Galicia, tierra de verdes paisajes en cuyo fondo suena la dulce gaita de mi nostalgia.

El agitado Atlántico, acariciado por montañas de alfombra verde. Las cálidas aldeas que en días brumosos parecen recortadas de un cuento de hadas, cuando  al contrario, cientos de cuentos y leyendas han nacido a partir de tierras como estas.

Los caballos salvajes, que cabalgan libres en la sierra “A Capelada”.

Las rías baixas que he recorrido desde Finisterre hasta la frontera portuguesa, pueblo por pueblo. El olor de la tierra mojada en las verdes praderas, las misteriosas y pequeñas iglesias de sus aldeas.  Y los hórreos…, mudos testigos de piedra que nos hacen retroceder en el tiempo.

Los paisajes de una Galicia interior, cuyos hermosos bosques quizás sirvan de cobijo a una meiga, que aún prepara remedios y pócimas centenarias y secretas. Quizás en ellos también habiten esos seres antiguos y sabios, pastores de los bosques, que Tolkien bautizó como Ents. Pues los bosques gallegos tienen el mismo aire de  secreto y misterio que aquellos en los que se inspiró el escritor.

Pero sobre todo lo anterior, el mejor recuerdo que uno se lleva de esta ancestral tierra, lo que queda más arraigado en el corazón, es el carácter y la hospitalidad de sus gentes.

Recuerdo a una anciana vestida de negro en una pequeña aldea de Pontevedra. LLevaba en la cabeza el famoso “pano” (pañuelo) oscuro, y sobre ella en perfecto equilibrio, una cesta llena de olorosas manzanas. Le pregunté por la iglesia de la aldea y charlamos durante unos minutos.

Cuando volví de mi viaje hace ya 20 años, escribí sobre esa anciana llena de sentido común…, de esa cultura de la vida que no dan los libros, de sus dulces pero firmes palabras. Aún conservo ese viejo cuaderno y de vez en cuando lo miro para despertar mis recuerdos dormidos.

“Ni el pasar de los años, ni la lluvia perenne, ni sus cansados brazos o la madera astillada de sus zuecos, alteran la serenidad de su tranquilo espíritu. Resignado y acostumbrado a tantas embestidas, que nada ni nadie puede ya asombrarla…, ni siquiera una meiga”.

Nota de autor. Pido disculpas por la calidad de las fotos. Son de aquel viaje y el paso del tiempo las ha deteriorado. De Meigas y espíritus del bosque no pude hacer ninguna. Pero esperad a que un día vuelva a esas mágicas tierras y me adentre en lo profundo de sus bosques, quien sabe que ocurrirá…

Pastel de perdiz con boletus

Ingredientes:

  • 2 placas de hojaldre congelado
  • 400 gramos de perdiz en escabeche
  • 150 gramos de jamón de york
  • 75 gramos de bacon o tocino fresco
  • 2 cebollas grandes
  • 2 huevos
  • 8 galletas pequeñas saladas(crackers)
  • 1 yema para pintar el hojaldre
  • 100 cl de nata para cocinar
  • Un pellizco de canela en polvo y uno de nuez moscada
  • sal y pimienta blanca

Preparación:

Ponemos a descongelar las placas de hojaldre. Mientras, quitamos la tierra a las setas con un cepillo y las pasamos ligeramente bajo el grifo, las secamos bien y las cortamos en trozos pequeños.

Cortamos el tocino, el jamón de york y la cebolla en trozos pequeños.

Deshuesamos las perdices y las troceamos también.

Sofreimos el tocino en la sarten sin aceite, sin que se llegue a dorar e incorporamos la cebolla junto con dos cucharadas de aceite de oliva suave. La pochamos durante 3 o 4 minutos sin que llegue a dorarse mucho, y agregamos las setas bien escurridas, a fuego moderado durante 5 minutos. Salpimentamos. Si hubieran soltado líquido, sacamos las setas y dejamos cocer el líquido hasta que reduzca y espese, en ese caso añadiríamos el líquido espesado sobre las setas y las ponemos a enfríar.

Lavamos y picamos el perejil. Machacamos las galletas, poniéndolas entre dos hojas de film y aplastando con el rodillo de amasar.

Ponemos en un cuenco grande la perdiz troceada, el jamón dulce, el sofrito de setas con la cebolla, las migas de galleta, 2 huevos enteros, el pellizco de canela y nuez moscada y la nata. Probamos de sal y rectificamos, si es necesario.

Precalentamos el horno a 225º. Enjuagamos con agua fría un molde desmontable (se puede forrar con papel de horno pero yo no lo he hecho porque es una masa gruesa y es difícil que se pegue).

Echamos un poco de harina en la superficie donde vamos a estirar el hojaldre. Humedecemos un poco con agua fría las láminas de hojaldre y las colocamos, una sobre otra, y extendemos con el rodillo formando un círculo de aprox. 35 cm de diámetro. Guardamos los recortes para hacer las tiras superiores. Cubrimos el molde con el hojaldre y cortamos el sobrante, a ras de la parte superior del molde.

Echamos el relleno en el molde y alisamos la superficie. Volvemos a extender con el rodillo los restos de masa y recortamos tiras de unos 2 cm de ancho. Ponemos las tiras sobre el relleno. Separamos la yema del huevo y usamos la clara para pegar las tiras. Pintamos con la yema las tiras de masa y la superficie del relleno.

Metemos el pastel directamente sobre la base del horno y lo cocemos durante 5 o 6 minutos a 225º. Después bajamos la temperatura a 180-190º y lo horneamos en la rejilla central del horno otros 20, 25 minutos, o hasta que esté dorado.