Archivo | Platos fríos RSS feed for this section

PASTEL FRÍO DE SALMÓN REFRESCARÁ MOGOLLÓN

28 Jul

¿Que tiene el Sur que a todos nos gusta?…

Aquí en la parte  Occidental de España el sol se despierta un poco más tarde. Merece la pena sentarse en la playa cuando se quita su pijama que huele a jazmín y dama de noche, y después de darse un baño refrescante allá en el horizonte, se eleva imponente frente a tus ojos.

En los minutos que preceden al amanecer todo sigue aparentemente dormido, pero es sólo una vaga impresión. En realidad el reloj de la naturaleza sigue su curso.

Decenas de pequeños ojos asoman por los agujeros que siembran la arena húmeda. Son los cangrejos que se despiertan para coger algo de comida antes de que lleguen los bañistas.

Las gaviotas aún perezosas se dejan acariciar por los primeros rayos del sol. Más tarde irán a la gran despensa salada donde se servirán un suculento desayuno.

Mientras la blanca espuma cubre tus pies, la mente se deja mecer por el sonido acompasado de las olas, por el olor a yodo y algas.

Dos hermosos caballos se acercan al trote hasta la orilla, levantando con delicada elegancia sus largas patas. Y cuando están a punto de entrar en el mar sus jinetes los hacen girar,  y tras una hermosa cabriola galopan de nuevo por la infinita playa.

La fina arena se cuela entre tus dedos dejando que tu mente se relaje y disfrute.  Agradables sensaciones van y vienen como la brisa, el sonido de las gaviotas y del mar.

Después te diriges al tranquilo pueblo  y ves como despierta lentamente. Los pequeños balcones cuajados de geranios en una explosión de color que contrasta con la blancura de las fachadas. Los ancianos van ocupando los bancos sin prisas para disfrutar en compañía del frescor de la mañana. Los camareros van preparando con repetidos bostezos las interminables mesas que en unos minutos se llenarán con la algarabía de niños y mayores.

En el mercado todos los puestos están montados y ofrecen un sinfín de productos de la tierra : rayas para cocinar en “amarillo”, rapes para sopas, gambas rojas, mariscos vivos y “coleando”, sardinitas deliciosas en una parrilla. Verduras exquisitas y frescas: espárragos blancos, pimientos para el gazpacho, tomates para el salmorejo cordobés, setas para un revuelto con langostinos de Sanlúcar…

De vuelta a casa por las calles aún llenas de frescor y quietud, huele a jazmines, a hierbabuena que crece en los hermosos patios cuajados de limoneros. A un nuevo día que empieza de la mejor manera que podría hacerlo. A pesar de la crisis, de las preocupaciones, a pesar de los pesares…

Y tras ese día, cuando se acerca la hora del crepúsculo, es bonito volver de nuevo a la playa. Y enseñar a tus hijos en silencio ese momento mágico en el que sol decide irse a dormir para traer de nuevo una fresca noche.

Pastel frío de salmón

Ingredientes para 6 personas:

  • 4 patatas grandes o 6 medianas
  • 350 gramos de salmón ahumado de buena calidad
  • variantes en vinagre
  • 350 gramos de bonito en aceite de oliva
  • Mahonesa
  • Tres cucharadas de margarina
  • Pimiento morrón
  • Aceitunas para adornar (optativo)

Elaboración paso a paso:

Pelamos, cortamos las patatas en ruedas finas y las cocemos hasta que estén tiernas. Las colamos y las pasamos por un pasapurés o un colador fino. Mezclamos, aún tibias con la margarina y las extendemos en un trapo de cocina limpio y humedecido o en una esterilla de bambú plastificada.

Extendemos unas cucharadas de mahonesa sobre la superfície del puré de patata.

Sobre la mahonesa ponemos los variantes bien escurridos, en la cantidad que nos apetezca o más nos guste. Al salmón le va muy bien el sabor ácido de los encurtidos; coliflor, zanahoria, pepinillo…, de la cantidad que le pongamos depende un resultado más ácido o menos.

Ahora disponemos sobre los encurtidos, el salmón cortado en trozos de unos  3 centímetros.

Ponemos el bonito escurrido sobre los trozos de salmón.

Si queremos le ponemos un poco más de mahonesa, y vamos enrollando despacio el pastel.

Cuando esté completamente enrollado lo dejamos con cuidado en una fuente bonita o una bandeja y retiramos la esterilla o el trapo húmedo que lo contenía.

Hemos cortado los bordes exteriores para dar una forma más bonita y lo adornamos como más nos guste. Primero untando bien toda la superficie con mahonesa y después colocando tiras de pimiento o aceitunas o unas huevas rojas o negras…

Una vez terminado metemos en la nevera por 3 o 4 horas. Al servir lo podeis acompañar de más mahonesa en una salsera.

Yo he cortado unos corazones de pimiento morrón y le he puesto unos pocos encurtidos y queda así de apetecible.

Servir y disfrutar.

Un abrazo a todos.

Anuncios

LA ENSALADA RUSA QUE INVENTÓ UN FRANCÉS

30 Ago

Una de las tapas españolas por excelencia, ya sea acompañada de gambas, langostinos, con encurtidos o no, es la “ensaladilla rusa”.

En Rusia y algunos paises es conocida con el nombre de su autor, ensalada Olivier.

La auténtica receta, que data de 1.860, nada tiene que ver con sus versiones actuales.

Su creador se llevó a la tumba el secreto de la receta original, que al parecer contenía entre otros ingredientes, carne seca de venado, esturión ahumado, hortalizas frescas y encurtidas…, casi nada de patata ( que es hoy su ingrediente más abundante ) y un aliño secreto que nadie ha sido capaz de reproducir hasta el día de hoy.

Hoy día, a lo largo de toda Europa y Sudamérica, existen multitud de variaciones cuyo elemento común son las patatas y la mahonesa, añadiendo ingredientes que van desde el pollo en Rusia, hasta la remolacha en Perú.

Ensaladilla rusa con variantes en vinagre

ingredientes:

  • 4 patatas nuevas medianas
  • 3 huevos duros
  • 2 latas de atún claro en aceite de oliva o bonito en aceite
  • 50 gramos en total, entre zanahorias, pepinillos y coliflor en vinagre.
  • 8 ó 10 cucharadas de mahonesa
  • Unas tiras de pimiento morrón y 3 cucharadas del caldo de la lata.
  • Unas huevas de trucha ó salmón (opcional )
  • 4 a 6 anchoas de buena calidad o 150 gramos de langostinos ( opcional )

Preparación:

Pelamos, lavamos y cortamos las patatas en cuadrados pequeños, si se van a servir en dados, o en trozos un poco más grandes, si se van a hacer  puré y las ponemos a hervir en abundante agua con sal.

Hervimos los huevos, los refrescamos y pelamos.

Cortamos en trozos pequeños los encurtidos o utilizamos los que vienen ya cortados (yo recomiendo usar los grandes porque suelen ser de mejor calidad).

Si no vamos a utilizar mahonesa industrial, montamos una con: 1 parte de aceite de oliva y 3 partes de aceite de girasol, 1 huevo entero, un chorrito de limón y sal.

Cortamos 2 de los huevos en trocitos pequeños y dejamos el tercero para decorar, rayando por separado la yema y la clara.

Cortamos 6 tiras de pimiento morrón en trozos pequeños y reservamos si queremos, unas tiras más, para decorar a nuestro gusto.

Cuando la patata esté cocida, la chafamos hasta dejarla hecha puré y la dejamos enfriar, poniendo 3 cucharadas de aceite de oliva y 3 cucharadas del caldo del pimiento morrón.

Mezclamos los ingredientes con la patata y si hiciera falta poner más mahonesa, la añadimos a nuestro gusto.

Damos la forma que nos guste, redonda, alargada, individual…

Napamos con unas cucharadas de mahonesa y adornamos como nos apetezca.

Si servimos una ración individual, quedará riquísima si ponemos sobre ella, dos o tres anchoas en aceite de oliva, o unas huevas de trucha o salmón.

También quedará muy rica con langostinos cortaditos en trozos no demasiado pequeños para que se vean y se saboreen bien.

Frase del día: Todos los animales a excepción del hombre, se conforman con un sólo plato.

Una comida tranquila compuesta de un primero, un segundo y un buen postre, resulta siempre un placer.

Degustar un fin de semana tranquilamente un brunch, tan de moda en los últimos años,  es una gozada.

Ir a un buen restaurante y disfrutar de su menú degustación, nos permite probar un “poco” de los mejores platos de ese establecimiento.

Nos encanta probar pequeñas raciones de muchos platos diferentes.

Hay muchas recetas que con ligeras variaciones o añadidos, se pueden convertir en platos únicos “gloriosos”, que nos harán disfrutar tanto o más que degustando muchos  “pequeños platitos”.

Por ejemplo un pollo asado, simplemente haciendo unos cortes en su piel e introduciendo trocitos de trufa, ( puede ser una tuber baratita de las del tarrito pequeño ) lo asamos como siempre y verás que diferencia.

Unos calamares en cuya farsa para el relleno añadimos, dos cucharadas de coñac y  la misma clase de tuber que usamos para el pollo.

Unas albóndigas de choco en cuya salsa naden media docena de gambas rojas congeladas ( que no suponen un gasto excesivo y a cambio darán una gracia especial al plato ).

Un revuelto de setas secas que hemos hidratado con agua y coñac o vino blanco y al que añadimos en el último momento otra pequeña tuber.

Una buena tortilla de setas cortadita en tiras, sobre un guiso de menestra del día anterior…

PARA UN DESAVÍO

Todos tenemos  en la despensa algunas latas de atún.

No sólo lo vamos a utilizar en lo mismo de siempre, ensaladas, ensaladilla, huevos rellenos y poco más.

Con 1 lata de atún, unas espinacas congeladas y cocidas, 100 gramos de mahonesa, 2 cucharadas de harina, 12 de leche, 1 de mantequilla, 4 claras de huevo, sal y pimienta, vamos a hacer un rico suflé de atún y espinacas.

Escurrimos el atún y las espinacas.

Mezclamos en un bol la mahonesa y la harina.

Añadimos las 10 cucharadas de leche, el atún desmenuzado y las espinacas picadas. Salpimentamos y batimos las claras a punto de nieve firme.

Las incorporamos a la mezcla anterior, mezclando con cuidado de abajo arriba.

Vertemos la preparación en 4 moldes de suflé, untados con un poco de mantequilla y cocemos en el horno precalentado a 180º, durante 35 ó 40 minutos, hasta que doblen su volumen y la superficie esté dorada.

Servimos inmediatamente… y a disfrutar.

OHÚ, ¡QUE CALÓ MA GRANDE!

10 Ago

Esta ola de calor nos está dejando a todos “aplatanados” y sin apetito.

Hasta mi pequeño perro “Pincho”, que por cierto está ahora en mis pies dándome más calorcito todavía, está desganado.

Para combatir este “fuego”, necesitamos algo fresquito y en pequeñas raciones.

Un plato frío que nos refresque y nos hidrate, además de aportarnos energía y alimento.

Como más os va a gustar ésta receta, es con  textura de sorbete servido en una copa de cava.

Sopa helada de melón con crujientes de jamón de pato

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 melón mediano
  • 10 cubitos de hielo grandes
  • El jugo de 1 lima
  • Unas ralladuras de jengibre (muy poco)
  • Dos vueltas de pimienta blanca
  • Sal

Preparación:

Se puede hacer con o sin Termomix.

Yo la tengo averiada y he machacado los cubitos dentro de un trapo limpio de cocina.

Vaciamos el melón con un sacabolas.

Ponemos en una batidora de vaso, el hielo machacado con el jugo de lima y trituramos.

Vamos añadiendo a tandas los trozos de melón y batimos.

En la segunda tanda, ponemos un poco de ralladura de jengibre fresco ( es un sabor muy potente, al que no estamos muy acostumbrados, seamos comedidos a no ser que nos encante)

Seguimos añadiendo trozos de melón, y  en la última tanda ponemos la sal al gusto y la pimienta.

Metemos en la nevera o en el congelador, según la textura que prefiramos.

Si lo vamos a tomar como sorbete, es tan sencillo como meter al congelador en una bandeja en la que se pueda extender la crema helada. Al tener poca altura se congela enseguida, rascamos con una cuchara y servimos.

En el momento de servir, añadimos unas virutas de jamón de pato, que hemos pasado por la sartén previamente, para dejarlas crujientes.

Otra opción es poner las virutas en el horno, entre dos bandejas de silicona.

También podemos utilizar esta receta para postre, si sustituimos la sal por miel o azúcar de caña.

Frase del día: Blanca por dentro, verde por fuera, si te lo digo es”pera”.

La pera, riquísima fruta. Llena de nutrientes y muy refrescante en verano.

Esta deliciosa fruta es rica en pectina, lo cual la hace ideal como postre, en las comidas abundantes porque favorece las digestiones pesadas.

Es rica en fibra, que ayuda a limpiar el organismo.

Contiene vitamina C, Magnesio y Potasio.

Probadla en almíbar acompañada de helado de chocolate.

Para rellenar la pasta, acompañada de una salsa de queso…

Al vino tinto…

En un pastel de masa brisa con relleno de chocolate…

PARA UN DESAVÍO

Tener algunas latas reservadas para una comida “especial”, siempre viene bien.

Pimientos del piquillo enteros de buena calidad para rellenarlos de lo que nos guste.

Por ejemplo, una bechamel enriquecida con merluza o bacalao, que tengamos en el congelador, a la que añadiremos unas cucharadas de tomate frito y pimienta.(todos éstos ingredientes son de larga caducidad).

Unas latas de calamares rellenos, que enriqueceremos con un sofrito de cebolla, tomate y pimiento con un toque de cayena.

Guisantes en su jugo, que se pueden utilizar para hacer desde un puré, añadiendo dos patatas y una zanahoria cocidas, hasta una guarnición deliciosa, si le añadimos un poco de bacon salteado.

PARA EL CALOR SOFOCANTE, SOPA FRÍA AL INSTANTE

7 Ago

Para este calor sofocante, que te quita el apetito, nada como un entrante fresquito y nutritivo.

Gazpacho blanco de almendras

Ingredientes:

  • 200 gramos de almendras peladas y crudas
  • 200 gramos de pan ( solo la miga  )
  • 1 yema de huevo ( optativo )
  • 2 dientes de ajo
  • un buen chorro de vinagre de módena blanco ó de Jérez
  • unas 3 ó4 cucharadas de aceite de oliva, virgen extra
  • sal
  • agua fría
  • de guarnición, lo típico, es melón ó uvas blancas, peladas y despepitadas.

Preparación:

Ponemos las almendras en remojo, unas 2 horas.

Trasnscurrido éste tiempo, regamos la miga de pan con 2 cucharadas de vinagre de módena blanco, ó con 1 de vinagre de Jérez, y un poco de agua.

Quitamos el brote a los dientes de ajo.

Escurrimos las almendras un poco, y las molemos.

Batimos el pan remojado con el ajo, la yema de huevo y las almendras, ayudándonos de medio vaso ó más de agua , para que no quede demasiado pastoso.

Vamos añadiendo el aceite en hilo, mientras batimos, como si fuese una mahonesa.

Añadimos la cantidad de agua que veamos, según, lo espeso que nos guste.

Ponemos sal, y corregimos el vinagre ó el aceite, si lo queremos, más fuerte de sabor.

Pasamos por el chino, si no nos gusta la textura de los trocitos de almendra.

Ponemos al frío, al menos 2 horas.

La guarnición puede ser con bolitas de melón, que conseguimos con un sacabolas, y uvas blancas.

Mi guarnición preferida consiste en poner, virutas de jamón de pato y un cordoncito de glasé de vinagre de módena, aunque hoy he puesto melón.

Truco: He aprovechado la pulpa de la almendra, que ha sobrado al colar por el chino, y he hecho una especie de “pesto” muy rico.

Ponemos en el vaso de la batidora: La pulpa de almendra que ha quedado en el chino, bién escurrida. 3 ó 4 cucharadas de tomate frito , 4 ó 5 hojas de albahaca fresca, 2 cucharadas de queso parmesano rayado y 1 cuchara de aceite de oliva. Batimos todo muy bieny si está muy espeso, dar el punto que nos guste, añadiendo un poco más de tomate.

El pesto, además de hacerse con piñones, se puede hacer con otros frutos secos como almendras o nueces.

Frase del día: A un panal de rica miel, cien mil niños acudieron, que por golosos tuvieron “pringados”, hasta los pies.

La rica miel, hum… Antes que nosotros, ya la utilizaban los persas, los griegos y sobre todo los egipcios, que eran los más golosos . También ocupaba una parte importánte, en la dieta de los romanos, que la incluían tanto en platos dulces, como salados.

Es el sustituto ideal, para aquellos que no quieren tomar azúcar industrial.

En los helado fabricados en casa, puede sustituir a la glucosa, y evitar así, esa textura gomosa, que tienen, a veces.

Es mucho más nutritiva, ya que el azúcar sólo contiene carbohidratos y …, nada más, aparte de calorias.

En miles de postres, no sólo los famosos pestiños, o los suspiros de monje.

Por ejemplo, podemos utilizarlo para endulzar los sorbetes naturales.

En galletas y bizcochos.

En algunos guisos, sobre todo los de carnes rojas.

En asados de cerdo…

Sorbete de melón y lima con miel: Unos 500 gramos de melón, el zumo de una lima, y su piel, previamente escaldada. 4 ó 5 cucharadas de miel, una punta de jengibre fresco, rayado y un vaso de agua aprox.

Hacemos un almíbar con un vaso de agua y la miel y Lo dejamos enfriar.

Ponemos en el congelador un rato, el melón, regado con la lima y cortadito en trocitos.

Cuando está medio congelado, lo batimos con el zumo de lima y el jengibre.

Añadimos el jarabe poco a poco, batiendo a la misma vez.

Metemos en la heladera ó en el congelador unas horas, removiéndo de vez en cuando con un tenedor.

Se le puede añadir, si se quiere, una clara de huevo montada, antes de meter al frío.

PARA UN DESAVÍO:

Es importante, que tengamos siempre en casa, algunos alimentos de larga caducidad, que nos saquen de una prisa…

Por ejemplo, un tetrabrik de caldo de verduras o de pollo, que “casan” con casi todos los alimentos.

En el congelador, una menestra de setas, ajo cortadito, cebolla o pimiento. Los venden ya preparados para sofreir o cocinar…, lo que supone, un ahorro de tiempo y  trabajo, bastánte grande.

Con la menestra de setas, puedes hacer, desde revueltos hasta guarniciones para carne y deliciosos rissottos.

Cous cous, del que se prepara en 5 minutos. No es por supuesto igual, que el que se vá hidratando lentamente,  con el aroma del pollo y las verduras, en la cuscusera, pero te hace el ” avío”. Hay uno de la marca tipiak que es con tomates y hierbas de la provenza, que está muy rico, aderezado con limón y un poco de aceite de oliva.

Con el cous cous, y una proteína, ya tenemos una comida solucionada.

Un par de latas de ventresca de atún, subirán tus ensaladas al tono de ” ísimas “.

HOY LIGERITO, QUE ES VERANITO

5 Ago

Hoy vamos a cenar crudites con distintos toppings. Es una comida ligera y sana, pero muy sabrosa. Se puede tomar en una comida principal, como primer plato y después hacer unos filetes de pescado o carne a la plancha.

Crudites variadas a las tres salsas

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 zanahorias
  • 4 o 5 tallos de apio verde ( para ensalada )
  • 1 pimiento rojo
  • 2 endibias
  • 2 pepinos

Para la salsa de queso:

  • 1 tarrina de queso light
  • 1 cucharadita de curri ( si gusta )
  • Un pellizco de ajo en polvo
  • Un chorrito de aceite de oliva

Para la salsa de guacamole:

  • aguacate madurito
  • media cebolleta
  • medio diente de ajo sin el brote
  • trocito de pimiento rojo
  • tomate pequeño
  • un chorrito de lima
  • un chorrito de aceite de oliva
  • sal

Para la salsa de humus

  • 1 bote de garbanzos pequeño
  • un puñado de semillas de sésamo ( ajonjoli )
  • Un chorrito de lima o limón
  • un chorrito de aceite de oliva

Preparación:

Lavamos muy bien todas las verduras.

Mondamos, con un pelador, las zanahorias y el apio, para quitar bien las hebras.

Cortamos en bastoncitos la zanahoria, el apio, el pepino y todas las verduras que nos gusten y sean duritas.

Cortamos el pimiento en rodajas y si queremos podemos añadir por ejemplo  champiñones pelados y cortados en lonchas.

Reservamos en el frigorífico y hacemos las salsas.

Para la salsa de queso, mezclamos todos los ingredientes, hasta darle la consistencia que nos guste. Si añadimos un poquito de leche o nata, conseguimos que no esté tan espeso. Las salsas tampoco tienen que estar muy líquidas. El espesor ideal sería, meter una verdura y que se quede napada con la salsa, pero que no gotee.

Para el humus, ponemos en el vaso de la batidora los garbanzos, bien enjuagados y escurridos, el aceite de oliva, el ajonjoli, un buen chorro de lima y un poco de sal, batimos todo y listo.

Para el el guacamole, ponemos en el vaso de batir, el tomate, la cebolleta y el ajo, el trocito de pimiento rojo, bien cortadito, unas dos cucharadas de aceite de oliva, un chorro de lima y un poco de sal. Batimos todos los ingredientes bien, y le ponemos el hueso en el centro para evitar la oxidación.

Servimos las verduras con las salsas y vamos mojando indistintamente en las que nos gusten.

Podemos conbinar como más nos guste, aunque por ejemplo, las endibias van menos con el humus y mucho con el queso.

El pimiento sin embargo, casa mejor con el guacamole que con el queso y así, sucesivamente.

Hay muchísimas salsas más, que ya iremos viendo, por ejemplo el queso azul para las endibias, o una de anchoas para el pepino, la lechuga o el apio…

Frase del día: Metió la gamba “ en el cocktel. Que ricas están unas buenas gambas frescas a la plancha, con un vinito blanco fresco…

Las gambas se cocinen como se cocinen, son deliciosas.

En gabardina, con pasta, con aguacates en una ensalada, con arroz…

Tartar de gambas con huevas de trucha. 350 gramos de gambas frescas, un puñadito de huevas, no muchas para que no se solapen los sabores, un tomate, unas tiras de piel de lima ecológica, tres cucharadas de leche de coco,  un chorrito de lima, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta blanca.

Quitamos los intestinos a las gambas, cortamos en trozos muy pequeños las gambas, las regamos con el jugo de lima y las metemos al frigorífico entre 15 y 20 minutos.

Cortamos en daditos pequeños el tomate y  mezclamos todos los ingredientes, teniendo cuidado con no pasarnos con la sal.

PARA UN DESAVÍO

Si se presentan unos invitados imprevistos, podemos preparar en un periquete, unas cuantas cositas para picar, con un fondo de despensa.

Además de las latas de aceitunas, que todos solemos tener, unas latitas de almejas chilenas, mejillones, siempre nos vendrán bien para un imprevisto.

Una lata de salchichas, nos puede permitir hacer unas simpáticas brochetas con tomates cherry y mozzarella por ejemplo.

Con una lata de almejas chilenas si le quitamos casi todo el caldo, reservando un poco y le añadimos un chorrito de limón, otro de aceite de oliva y una vuelta de pimienta, están deliciosas.

Una simple bolsa de patatas fritas, con un poco de pimienta y un chorrito de lima, gana bastánte.

Tener una bolsita de yuca frita, que es diferente a la patata.

Las palomitas de microondas, las trituramos en la batidora y sobre una ensalada cesar….

Un sofrito rápido de cebolleta y tomate con pimiento ( lo venden congelado para freir, ya cortado ), añadido a una lata de mejillones… gana también mucho, sobre todo si lleva un poco de guindilla.

El queso cortadito, combinado con unas nueces u orejones, también sirve para un aperitivo repentino.

Queso con tomate seco en aceite, con aceitunas negras.

Un tapenade, un humus de los que venden preparados….

PATATIN PATATAN QUE RICAS ESTÁN

26 Jul

Hoy ha amanecido un día bastante caluroso. Apetece tomar algo fresquito y fácil de hacer. Esta es una receta, sencilla y práctica. Se puede utilizar como plato único o tomar una ración más pequeña y completar con una crema fría.

Patatas con salmón ahumado

Ingredientes:

  • 5 patatas nuevas medianas
  • 350 gramos de salmón ahumado de buena calidad
  • 150 gramos de variantes encurtidos en vinagre
  • 1 puerro cortado en bastoncitos de 2 cm
  • mahonesa con unas gotitas de limón ( no vinagre )
  • sal
  • Un puñadito de huevas de lumpo o trucha ( opcional )

 

Elaboración:

Hacemos una mahonesa ligera con 1 parte de aceite de oliva y 3 partes de aceite de girasol, 1 huevo, sal y unas gotitas de limón.

Cortamos las patatas en rodajas de apróx. 1 cm y medio y las cocemos en una olla grande con abundante agua, sal y un chorrito de aceite de oliva.

Cuando estén tiernas pero enteras, retiramos con cuidado.

Sofreímos el puerro en aceite de oliva, hasta que esté crujiente y doradito.

Cortamos el salmón en trozos de un tamaño agradable para llevar a la boca, ni muy grandes ni muy pequeños.

Si lo preferimos, enjuagamos antes con agua, los variantes, los escurrimos y cortamos en trocitos bien pequeños. Podemos desechar los tronquitos de la coliflor, aunque a mí me gusta esa textura crujiente y los pongo también.

Mezclamos con cuidado primero la mahonesa y el puerro, luego los variantes y el salmón. Si las rodajas no se han roto, ponemos la salsa sobre ellas, si se han partido en trocitos, mezclaremos todo y pondremos al frío una media hora.

En el último momento, antes de servir, lo adornamos con huevas de lumpo o de trucha.

 

Frase del día: Cada vez que te veo eres “solomío”

Solomillo al Camember: Cortamos un solomillo de cerdo en medallones grandes, los sellamos en una sarten muy caliente con un poco de aceite de oliva y reservamos al calor. Sofreímos una chalota cuando esté dorada y blandita, ponemos el Camember en trocitos pequeños y medio vasito de vino blanco afrutado, echamos 3 vueltas de pimienta negra. Cuando se ha convertido en una salsa, introducimos los medallones, rectificamos de sal y cocemos el tiempo necesario, para darle a la carne, el punto que nos gusta.

Pequeño truco para el tapenade

20 Jul

Dale a un niño un poco de harina, leche… poneros un delantal y haced galletas con él. La cocina no sólo es creatividad, diversión, cariño. La cocina también une, quita las penas pasajeras, estimula, ayuda a hacer felices a los demás.Voy a intentar, desde aquí, pintar cada día de un color distinto. Disfrutar mostrando lo que hago y poniendo mis dudas a vuestra disposición para aprender cada día un poco más.

Frase de mi primer día: Prueba a poner en tu tapenade aceite de ajo y pimiento rojo asado….